Local

No es que falta cultura

Cuando la cultura necesita que la promuevan, malo. En el instituto tenía un amigo recién llegado del pueblo y ansioso de historias; había también varios conocidos sobrados de libros, como podían estar sobrados de sinécdoques de escayola policromadas. En casa de aquel muchacho compraron una colección de treinta o cuarenta novelas para el mueble bar.

el 15 sep 2009 / 09:48 h.

Cuando la cultura necesita que la promuevan, malo. En el instituto tenía un amigo recién llegado del pueblo y ansioso de historias; había también varios conocidos sobrados de libros, como podían estar sobrados de sinécdoques de escayola policromadas. En casa de aquel muchacho compraron una colección de treinta o cuarenta novelas para el mueble bar. Sí, ésa. A los pocos meses se las había leído todas: Dostoievski, Vargas Llosa, Hesse, Faulkner, Maupassant. A partir de ahí, con su paguita semanal, fue creando su propio y maravilloso almacén de historias.

En las reuniones contaba lo que llevaba leído con un entusiasmo tan contagioso que en los rostros de quienes no amaban los libros estallaban muecas de compasiva envidia. Ahora se critica lo poco que el Ayuntamiento promueve la cultura en Sevilla. Cultura hay de sobra. Más que nunca. Lo que no hay, ay amigo, son inquietudes. De eso podría quejarse el Ayuntamiento.

  • 1