Cultura

"No habrá frenazo al Bellas Artes, pero el Arqueológico tendrá un ligero retraso"

el 11 jul 2010 / 17:29 h.

Paulino Plata.
-->--> -->

- Usted tiene una amplia experiencia en la gestión pública. ¿Puede un político dedicarse igual a la Pesca que a la Cultura?

 

-Creo que sí. Una persona con sentido común y apoyo técnico puede dedicarse a cualquier área de un gobierno. No hace falta una especialización, porque eso lo aportan los especialistas de un departamento.

 

- ¿Este nombramiento es un premio por el sacrificio de ser candidato a la Alcaldía de Marbella? ¿Se arrepiente de aquello?

 

- Yo creo que no es una recompensa. Simplemente es un depósito de confianza del presidente Griñán. Es un honor y pongo toda mi capacidad. Ser candidato no fue fácil, pero de todo se aprende.

 

- Entrando en materia cultural, han pasado más de tres meses desde que llegó. ¿Qué ha cambiado en la consejería, además de los nombres propios?

 

- Bastantes cosas. Tenemos un contexto totalmente distinto, en cuanto a la situación económica. Hemos tenido que llevar a cabo un ajuste con la ordenación de la casa y buscar cómo ser más eficientes en la prestación de los servicios. Para ello, estamos constituyendo una agencia que permita la integración de todas las instituciones culturales en una misma entidad, con unas capacidades para generar ahorro y hacer más activa la gestión. Eso es un cambio radical.

 

- Viene esbozando en el último mes esa estructura, pero no termina de quedar clara.

 

- Trabajamos en la puesta en marcha una agencia de régimen empresarial._Se aplicará una economía de escala. Integrará a bibliotecas, archivos, centros de documentación, museos y espacios escénicos. Las entidades de la Junta, claro, porque_otras no son nuestras.

 

- ¿Y cómo se ahorrará?

- Hay una serie de instrumentos que se pondrán en común y permitirán un ahorro de 9,3 millones el primer año. Esa cantidad irá creciendo a medida que se pongan en marcha servicios administrativos y técnicos comunes.

 

- ¿Hablamos de prescindir de personal que realiza el mismo trabajo en dos instituciones?

 

- No, verá. Se trata de mejorar no sólo el funcionamiento de personal. También en la compra de bienes y servicios, lo que permitirá ahorrar. En el ámbito del personal, en vez de hacer contrataciones temporales podremos darle a esas personas más continuidad en sus plantillas y ahorrarnos algunos contratos.

 

- ¿Puede especificar las instituciones que se integrarán?

 

- Las que he comentado._Vamos a ver, las bibliotecas, por ejemplo. Se quedarán físicamente donde están. Lo que estamos integrando son los equipos de gestión._No desaparece nada. La pregunta puede ser por qué no se ha hecho antes. Quizá estábamos en otras tareas._Es de sentido común.

 

- Quizá no faltaba dinero.

 

- Yo creo que desde lo público hay que ser siempre cuidadoso con la gestión del dinero que procede de los impuestos, para que la gestión pública sea ajustada, austera y preste servicios con calidad. Cada época tiene su afán.

 

- Alguna mente malpensante puede deducir que el anterior equipo de Cultura no miraba con lupa el dinero público.

 

- No. Yo no lo planteo. Simplemente digo que eran otros tiempos y ya está.

 

- ¿Tiene fecha para la agencia?

 

- El decreto se está elaborando y cuando se vayan cumpliendo etapas, lo comentaremos. Ahora no es prudente dar una fecha. No depende sólo de nosotros.

 

- ¿La Alhambra entrará finalmente en ese nuevo ente?

 

- Esa era nuestra intención. Es curioso ese caso. Nos parecía adecuado incorporar la Alhambra con una unidad especial dentro de la agencia. La consejera de Economía lo anunció en el Parlamento, dentro de un parrafito con cuatro líneas, y se montó un revuelo enorme en Granada. Eso me ha hecho pensar que no hay condiciones objetivas para hacerlo. Como nosotros no hacemos nada para molestar a nadie, hemos pensado que ya se verá más adelante, y en principio no va a entrar en la agencia.

 

- ¿No es peligroso dar marcha atrás cada vez que hay críticas? ¿Qué pasaría si se repite esa reacción con otra institución?

 

- Si esto fuese un asunto de capital importancia y tuviésemos necesidad por cuestión de plazos, lo habríamos hecho. Pero tampoco es una cuestión que sea nuclear. No pasa nada tampoco porque hagamos las cosas de otra manera.

 

- ¿Y qué pasará con la Fundación Legado Andalusí?

 

- Legado Andalusí no es sólo de Cultura. Hay otras consejerías._Hemos pensado cómo puede evolucionar esa fundación._Habrá que plantearlo en el seno de su patronato. Nosotros hemos hecho un diseño para modernizarla, para que haya presencia privada y contribuya al mejor sostenimiento de los bienes históricos de la comunidad.

 

- Ha hecho mucho hincapié en la captación de fondos privados. ¿Qué pretende exactamente?

 

- Se puede plantear, por ejemplo, que una compañía eléctrica ponga y financie la iluminación de la Alhambra, y que eso le sirva como sello de prestigio.

 

- ¿Pero eso no se hace ya?

 

- No mucho. Esta fórmula puede costarle menos a las empresas que dar dinero en metálico.

 

- Otra de las novedades que ha planteado usted es la desaparición de las subvenciones tal y como las conocemos.

 

- Eso ya se está produciendo desde enero. Se trata de un cambio en la orientación de los apoyos económicos. Se mantendrán en la medida que permita el presupuesto, pero_sobre todo abriremos vías de apoyo financiero con créditos o préstamos. Eso es algo en lo que creceremos, porque también estimula que las industrias culturales tengan una gestión más precisa.

 

- De momento se han retirado las del sector editorial. ¿Van a seguir por ese camino?

 

- Nos hemos reunido con ellos y buscamos otras líneas de apoyo. Es algo general que están haciendo ahora todas las consejerías.

 

- ¿Es consciente de la que se puede montar si comienza a retirar subvenciones a la cultura?

 

- Si es que esas cosas... [hace una pausa] Cuando no hay, no hay. Tenemos que ser conscientes de que ahora es más importante que nunca priorizar. Es como la economía de una casa. Conforme los ingresos disminuyen, hay que ver por donde hay que recortar. No se puede vivir por encima de las posibilidades, porque eso es ruina para el futuro. Eso no se resuelve con voluntarismo. Es una realidad. Hay que ser inteligente y buscar otras vías para seguir apoyando la industria cultural. Habrá planes sectoriales para cada segmento.

 

- Siguiendo con cuestiones polémicas, ¿sabe ya qué harán en la antigua iglesia de Santa Lucía, tras cerrar el Espacio Iniciarte?

 

- Estamos en ello. No lo puedo decir aún. Estamos evaluando dos posibilidades. Deme dos semanas.

 

- ¿Puede al menos decir si perderá el uso público? Muchos temen que se convierta en oficinas...

 

- No se perderá el uso público. Y_las oficinas también son uso público._Pero no puedo decir nada aún.

 

- ¿Cómo se articulará Iniciarte en CAAC? Algunos críticos apuntan que este centro carece de espacio y presupuesto suficiente.

 

- Tienen buen encaje. Empezará a funcionar a la vuelta del curso. Y se seguirán abriendo en otras ciudades estos espacios, pero a otro ritmo. En cuanto a lo del espacio del CAAC, he preguntado si allí va a estar con la dignidad que merece, y me dicen que tendrá mejor encaje que donde estaba antes.

 

- Tras este cierre, se ha publicado sobre usted muchas cosas. Se ha dicho que tiene gustos más clásicos. ¿No le gusta el arte contemporáneo?

 

- Hay cosas que me gustan y otras que no, pero le sorprenderían... [risas]. Hay cosas que me parecen magníficas y otras que tienen que demostrar con el tiempo su valía.

 

- Ahora le pregunto por flamenco. Usted proclamó que quería un director para la Agencia que la hiciera más visible. Ha nombrado a una desconocida. ¿Qué ha pasado? ¿Es cierto que se lo ofreció a Paco de Lucía?

 

- Mi idea era hacer más visible la Agencia. Hemos decidido buscar una nueva fórmula para que entre la dirección y equipo de expertos tengan mayor autoridad y visibilidad. El objetivo es que la mayor proyección vaya de la mano de Fosfotiro y los expertos. Sobre Paco de Lucía, en ningún momento se le ofreció.

 

- ¿Fosforito es entonces como un director artístico?

 

- Es la persona que representa a la Agencia del Flamenco para su proyección pública. El soporte técnico se lo presta la dirección.

 

- La sede de la Agencia, en un chalé alquilado en una de las zonas más caras de Sevilla, levantó las críticas del presidente de los empresarios andaluces.

 

- Santiago Herrero modificó sus declaraciones. Pronto firmaremos el apoyo de la CEA a la candidatura del flamenco a Patrimonio de la Humanidad.

 

- Pero sobre la sede, ¿tiene sentido ese gasto?

 

- Es una cuestión de economía. Si uno tiene que ahorrar debe hacerlo. La Agencia se mudará a un edificio de la Junta dignísimo, con valor histórico. No puedo avanzar más. Lo presentaremos pronto.

 

- En cuanto al Ballet Flamenco, ¿renovará a Cristina Hoyos?

 

- Hay conversaciones que están llevando los técnicos de la casa._No le puedo anticipar nada. No se pueden negociar en los periódicos.

 

- Su contrato terminó en marzo. ¿Puede decirme al menos si Cultura tiene voluntad de seguir contando con ella?

 

- No sería nada respetuoso decirlo. Además no lo sé, porque eso no depende sólo de mi voluntad.

 

- Su antecesora, Rosa Torres, descartó ayudar a Cristina Hoyos con su museo, que atraviesa problemas. ¿Qué piensa usted?

 

- Yo, en Turismo, entendí que era un recurso muy importante para Sevilla y lo apoyé. Nada más. Ahora no nos planteamos nada nuevo.

 

-Siguiendo con cuestiones relacionadas con Sevilla, el equipo anterior de la consejería mantuvo algunas tensiones con el Ayuntamiento. ¿Dispuesto a limarlas?

 

-Yo no he tenido nunca mala relación con el alcalde ni con la delegada de Cultura, de manera que no habrá problemas.

 

-Bien. Una de las cuestiones que generó roces fue el acuerdo de colaboración entre Cultura y el ICAS, que se dejó de firmar. Se daban dos millones para actividades en Sevilla. ¿Es posible retomar esa cifra?

 

-No es posible porque no tenemos esos recursos. Además, la consejería apoya económicamente las actividades de Sevilla, como el Maestranza o el_Festival de Cine, al que damos 140.000 euros. Tampoco el Consistorio tiene capacidad para aportar lo mismo que antes.

 

-Y sobre el Carambolo, ¿es partidario o no de que se exponga en el Ayuntamiento?

 

-Sólo digo que la exposición debe tener seguridad y dignidad. No se puede malexponer, porque se devaluaría el tesoro.

 

-¿Y es el Consistorio un sitio digno para mostrarlo?

-Depende de dónde y de cómo se exponga. Hay que verlo. Es más una cuestión técnica que polítia. Es de sentido común. Hace falta una propuesta técnica.

 

- ¿Qué le parece el tijeretazo del Ayuntamiento al Maestranza y la Sinfónica?

 

- No opino sobre problemas de otras administraciones.

 

-En estas circunstancias, ¿es viable mantener el nivel de inversión de la Junta?

 

-Depende del presupuesto que tenga sobre la mesa el año que viene. Aún no lo sé.

 

-En cuanto al Bellas Artes y al Arqueológico, ¿sabe qué se cuece en Madrid? Vazquez Consuegra ha dicho que la cosa está parada.

 

- En el Arqueológico habrá un pequeño deslizamiento en el tiempo, un retraso que no puedo concretar. Me imagino que por la situación económica. Es lo que yo intuyo, porque yo en Madrid dicen que mantienen el proyecto y su intención de que se materialice en el tiempo que sea posible, dentro de posibilidades económicas. En el_Bellas Artes, estamos en fase de cierre para la firma del convenio. Es verdad que se ha retrasado la firma, pero ha habido una cuestión técnica que la ha dificultado. Pero tampoco el retraso será importante. Los presupuestos se mantienen para llevar a cabo la redacción del proyecto este año. Luego la inversión será de varios años y no tendrá una gran demora temporal.

 

-¿Cree que una vez firmado el convenio se respetarán los plazos o habrá frenazo?


-En principio, el Ministerio no va a frenar el proyecto.

  • 1