Local

"No habrá muchas multas, porque habrá pocos infractores"

El delegado de Movilidad destaca el respaldo de la candidatura de Espadas al proyecto e insta a cambiar los hábitos y acostumbrarse a pagar por aparcar

el 11 dic 2010 / 19:42 h.

TAGS:

  • -->--> -->

    –Hace cuatro años que se viene hablando del plan y dando fechas, ¿no se han trasladado demasiadas dudas incluso del gobierno local?
    –Es una ordenanza que se ha hecho con el consenso de mucha gente. Hemos mantenido centenares de reuniones con colectivos que han ido mejorando la norma, y con técnicos y profesionales para poner en marcha el sistema de visión artificial. Cuadrar las cuestiones con personas que no tenían la responsabilidad o el conocimiento de la medida pudo dar sensación de descoordinación. Yo no lo veo así. He visto un gobierno en busca de un instrumento para resolver un problema.


    –Habla de consenso, pero el plan está recurrido y no se ha reducido el rechazo de muchas entidades, ¿a qué lo atribuye ?
    –A que hay una parte de la ciudad que no se queja de lo que se hace sino de quién lo hace. Da igual que esta medida la tengan en marcha ayuntamientos del PP, da igual la experiencia de acciones como San Jacinto o Asunción. Se buscan argumentos que cuestionen al gobierno más que a las políticas que se llevan a cabo en las que somos un referente.


    –¿De verdad será bueno para el comercio del Centro que tanto lo rechaza?
    –Sin duda. Las peatonalizaciones de Plaza Nueva, San Jacinto o Asunción fueron buenas para el comercio. Pero tienen que poner de su parte. Tiene que haber políticas comerciales que hagan atractivo comprar en esos lugares porque público no le falta. No hay una merma de personas en el casco histórico.


    –¿Se van a reforzar las líneas de Tussam que llegan al Centro?
    –En Tussam hay que reestructurar muchas líneas, buscando la intermodalidad. Puede ser más interesante que en vez de rendir servicio al interior del Centro, algunas hagan de lanzaderas a un transporte de más capacidad, como son el Cercanías, Metro o tranvía.


    –Eso se estudia desde hace meses, ¿se hará este mandato?
    –Debe quedar ya para el próximo mandato. Porque la política de movilidad tiene que volver a ser de nuevo una de las estrellas. Es uno de los problemas que tenía la ciudad y que hemos empezado a resolver. Sería una tragedia para la ciudad que esas políticas no continuaran en el futuro. El reparto modal del transporte que hemos conseguido no puede ser truncado, porque si no, la ciudad se volvería a asfixiar.


    –Es cierto que los parkings tienen plazas vacías, pero también que estaban previstos más de los que hay...
    –Hemos tenido dos situaciones. Primero, la situación económica que ha reinado en nuestro país. Además, hay un número de plazas que se quedan vacantes cada día. Los sevillanos no estamos acostumbrados a tener que pagar por aparcar. Pero aparcar es un servicio que hay que pagar. Lo que es un derecho es circular.


    –Pero los proyectos de Barqueta y el Prado se han parado. ¿Se han quedado desatendidas algunas zonas?
    –Sí, la parte más desasistida desde el punto de vista de la atracción turística y comercial es la zona norte, y en el menor plazo posible hay que resolverlo. Hay dos alternativas: un parking en la avenida Parlamento de Andalucía o en la Barqueta.


    –¿Se han encontrado respuesta a todas las excepciones?
    –Si no a todas, prácticamente a todas. Hemos dedicado muchos esfuerzos.


    –¿Un estudiante que vive en el Centro sin empadronarse?
    –Que haga un empadronamiento provisional. Lo razonable es que una persona que resida en una ciudad esté inscrita y empadronada en ese sitio. Si no, nos podemos encontrar con la paradoja de que pagando los impuestos en otro lugar, le exijamos los servicios a nuestra ciudad.


    –¿Y un empleado de un negocio del casco histórico?
    –Tendrá que cambiar sus hábitos. El que trabajaba en el Centro y venía en su coche, ¿dónde lo dejaba? Si tenía un estacionamiento, no tendrá inconveniente. Si lo hacía sin control y en innumerables ocasiones de forma irregular, hay que invitarle a usar el transporte público.


    –La medida se va a aplicar casi en campaña, ¿no teme un desgaste electoral?
    –No. Ya había muchos que en 2007 nos avisaban del desgaste de la peatonalización de la Constitución y el carril bici. Y fue todo lo contrario. La regulación del Centro va a ser beneficiosa para todos. No tendrá ningún coste electoral, sino todo lo contrario.

     

    –¿Llegará alguna multa antes del 22 de mayo?

    –Sí.


    –¿Pero habrá flexibilidad?
    –Este tipo de medidas tienen que ser con sentido común. Pero habrá multas por la necesidad de crear una disciplina. Pero estoy convencido de que habrá menos infractores de lo que pensamos. Serán muchos a los que no haya que multar porque no cometerán infracciones. Usarán más los aparcamientos y el transporte público o se limitarán a 45 minutos.


    –¿Ha sentido el respaldo de Juan Espadas y del partido?
    –Sin duda. En sus discursos, el candidato hace de la movilidad una bandera. En realidad, lo que he hecho es cumplir el programa electoral. Pero me he sentido especialmente respaldado por el candidato que tendrá la responsabilidad de continuar las políticas en el futuro.

    • 1