martes, 19 marzo 2019
11:42
, última actualización
Deportes

No hay dragones pequeños

El 1-0 de O Dragao es un mal resultado, pero hay que darlo por bueno ya que tal y como se dio el partido pudo ser peor. El Sevilla siempre lo remontó en la UEFA.

el 04 abr 2014 / 02:24 h.

Oporto - Sevilla FC. / Foto: Ramón Navarro Oporto - Sevilla FC. / Foto: Ramón Navarro Un 1-0 fuera de casa es un mal resultado en este tipo de eliminatorias, pero los sevillistas han de darlo por bueno tras el flojo partido disputado en Oporto, donde quedó claro que no hay dragones pequeños pese a que los lusos estén completando uno de los peores campeonatos de las últimas décadas. El Oporto ha ganado 20 de las 29 últimas ligas portuguesas desde 1985 (un 70% de todas las disputadas) y desde entonces suma una Copa de Europa (1987) y una Champions (2004), una UEFA (2003) y una Europa League (2011), dos Intercontinentales  (1987 y 2004) y una Supercopa de Europa (1987), entre otros títulos menores. A pesar de estar a 15 puntos del Benfica en la Liga Sagres portuguesa y a 8 del Sporting de Lisboa, el Sevilla iba a necesitar de su mejor versión para traerse un resultado positivo, y esa cara buena del Sevilla no apareció. Tuvo Gameiro una ocasión clamorosa para haber anotado el 1-1 en los compases finales, pero hasta por dos veces el poste repelió los remates de Defour y Quaresma, este último en tiempo de descuento, así que hay que dar por bueno el 1-0 final, un resultado que el Sevilla siempre había remontado en la antigua Copa de la UEFA, pues le ganó luego 2-0 al Panathinaikos en 2005 y el mismo resultado se repitió en 2006 y 2007 ante Lille y Osasuna, camino de sus primeros títulos europeos, con idénticas emboscadas.

  • 1