viernes, 14 diciembre 2018
08:18
, última actualización
Local

"No me cortaré la coleta"

El reglamento de la Policía Local propuesto obliga a muchos policías a cortase el pelo, lo que para algunos es «una discriminación respecto a la mujer». Ya anuncian recursos judiciales.

el 17 jun 2014 / 23:59 h.

TAGS:

El nuevo reglamento de la Policía Local prohíbe a los hombres llevar el pelo largo. / José Manuel Cabello El nuevo reglamento de la Policía Local prohíbe a los hombres llevar el pelo largo. / José Manuel Cabello

En la Policía Local hay varios casos de agentes con pelo o patillas largas, con piercings, tatuajes o pendientes. A todos ellos les afecta el Reglamento de Organización y Servicios de la Policía Local, un documento de 135 páginas en las que, entre otras muchas cosas, se regula por primera vez la imagen de estos funcionarios y su comportamiento ante los ciudadanos. Uno de estos agentes afectados, que no quiso ni dar su nombre ni hacerse fotos, explicó a esta redacción que lleva 25 años en el Cuerpo con coleta y que no piensa «cortársela».

«Nunca ha tenido problemas por tener el pelo largo y me parece que esa medida discrimina a los hombres respecto a las mujeres, a las que sí se les permite llevar el pelo hasta los hombros». «Hoy –por ayer– le pregunté a un jefe por qué los hombres tenemos que tener el pelo corto, como en la Guardia Civil, que es un cuerpo militarizado, y me respondió que es lo habitual. Entonces yo le dije que de ser así, las mujeres tendrían que llevar falda. ¿Qué pasaría entonces? Pues que las mujeres, con razón, dirían que se les está discriminando», argumentó este policía local.

«No hay una razón para prohibir que los hombres lleven el pelo como las mujeres. Si fuera por motivos de seguridad, por evitar tirones, entonces las compañeras tampoco podrían patrullar con una», opinó tras añadir que no hay ningún reglamento similar en un cuerpo de seguridad no militarizado. Además, aludió a los antecedentes judiciales que existen «por todo el país».

«Yo no me voy a cortar el pelo. Iré a los tribunales si me abren un expediente sancionador porque hay multitud de sentencias a mi favor. En otras provincias hay fallos judiciales en los que prevalece el derecho a la imagen de la persona. Vamos saneados y decentes y no nos pueden prohibir que en mi casa, en mi vida privada, lleve el pelo largo», defendió este policía, insistiendo en que es «una clara discriminación».

En su opinión, el tener el pelo casi por los hombros no es un impedimento para hacer bien su labor. «Tengo amigos en la Policía Nacional con el pelo largo y no pasa nada», apostilló. En cuanto a la imagen del Cuerpo, manifestó que «lo que da una mala imagen es un policía o un concejal o cualquier funcionario con el pelo sucio, grasiento, oliendo a sudor... El pelo largo no tiene nada que ver con el trato con las personas», sentenció.

La publicación del contenido del reglamento propuesto por el Ayuntamiento incluso provocó bromas ayer entre los agentes. «Le dijeron a un compañero con un tatuaje que se iba a tener que poner un parche», comentó este policía que dice tener contacto con agentes ingleses o canadienses que también lucen melena. Además, indicó que trabaja con compañeras con el pelo «hasta los riñones y tampoco se lo piensan cortar».

Lo cierto es que el reglamento indica que el pelo de los funcionarios «no excederá en longitud el borde superior del cuello de la camisa o prenda exterior que corresponda, no permitiéndose llevar coleta o similar». «No deberá tapar las orejas», añade el texto. Las perillas o el bigote deberán ser «discretos» y las patillas «habrán de llevarse poco pobladas, cortadas horizontalmente, sin que desciendan por debajo del pabellón de la oreja ni asciendan tanto que queden suprimidas». Para las mujeres, el pelo largo debe llevarse recogido «en coleta o trenza sin que el largo sobrepase los hombros», los pendientes no podrán sobrepasar el lóbulo de la oreja, mientras que los hombres no podrán usar pendiente. Tampoco se permite joyería o bisutería, ni piercings ni tatuajes visibles.

Además, no se puede usar el móvil privado. «Pero como hay zonas de sombra en las que la radio no funciona, los propios mandos nos llaman a nuestros móviles privados para agilizar la comunicación. Entonces, ¿ya no los llevamos?», se pregunta este policía.

El Sindicato de la Policía Local de Sevilla criticó el borrador del reglamento porque se preocupa por cuestiones relativas a la imagen de los agentes «y no por cómo organizar los servicios policiales». El presidente del sindicato, Manuel Bustelo, lo tildó de «barbaridad» y criticó que se enterase del texto por la prensa. Además, vaticinó una negociación «complicada». «Al ciudadano le da igual si un policía lleva coleta o no, lo que quiere es que le solucione sus problemas», defendió.

  • 1