Local

"No me gusta el guion que el ministro Wert ha escrito para las universidades"

Con una victoria aplastante (49 votos a favor y solo 4 en blanco), la decana electa de la Facultad de Comunicación (primera mujer en ocupar el cargo en 25 años que cumple el centro este curso), María del Mar Ramírez, afronta su mandato con el convencimiento de que las cosas «pueden mejorar».

el 30 mar 2014 / 00:01 h.

TAGS:

MARIA DEL MAR RAMIREZSe compromete usted en el programa electoral con el que ha ganado las elecciones a «impulsar y poner en marcha un proceso de reflexión y evaluación de los grados y masters que se imparten en el centro. ¿Qué está fallando y qué hay que adecuar a los nuevos tiempos de la comunicación? Ya en 2007, en la normativa que ordena la oferta académica, se recoge que los grados deben pasar una evaluación cada seis años. En el caso de los masters, cada cuatro. Mi propuesta va en esa línea. Lo que propongo es que empecemos ya a evaluar nuestra oferta académica para mejorar determinados índices. Esto pasa por analizar las expectativas de los estudiantes cuando entran y cuando salen de la Facultad, conocer la opinión de los profesores, qué ocurre con las competencias que se les enseñan a los estudiantes... ¿Y cree que las expectativas de los estudiantes se cubren? En la Facultad conviven tres grados y la verdad es que la intención es que reciban formación acorde con lo que se van a encontrar. Todo es mejorable, como por ejemplo, reforzar todo lo que está relacionado con las nuevas tecnologías de la comunicación. Usted es profesora y pulsa todos los años y en todos los niveles cómo valoran los estudiantes la formación que reciben. ¿Cómo entran y cómo salen cinco años después? Pues entran con mucha ilusión y, a medida que pasa el tiempo, se van desmoralizando. Todos terminan trabajando, pero es cierto que me he encontrado a alumnos en el Decathlon. Tenemos que cumplir más con sus expectativas. La realidad de la comunicación ha cambiado como consecuencia de las redes y los nuevos soportes. ¿Se harán cambios en los planes de estudio para adaptar la formación a esas nuevas realidades para no terminar llegando tarde? La idea que tengo de hecho es no ir tarde. En octubre empezaremos a trabajar en propuestas de cambios que veamos que son necesarios. Todo está constreñido al tener que pasar por la Agencia de Evaluación. Pero tenemos la opción de cambiar el nombre a las asignaturas y que esto conlleve un cambio de contenidos sin necesidad de tener que pasar trámites burocráticos. Esto ya se está haciendo en universidades como la Autónoma de Barcelona. ¿Qué lugar ocupará el emprendimiento en la Facultad? La Oficina de Emprendimiento que impulsaremos traerá a antiguos alumnos que hayan puesto en marcha sus propios proyectos para que cuenten a los estudiantes su experiencia y despierten en ellos ese espíritu. ¿Los estudiantes quieren emprender? ¿Hay receptividad? Tienen miedo por su futuro pero reciben con interés esta iniciativa. Hay que explicárselo todo y darles recursos. Debemos demostrarles que hay alternativas. El sector de la comunicación ha sido de los más castigados como consecuencia de la crisis. ¿Han tenido problemas para cerrar prácticas? Sí, y sobre todo para encontrar prácticas de calidad. No es fácil. Tiremos de tópico, ¿recomendaría a su hijo que estudiara Periodismo, Comunicación Audiovisual o Publicidad? (Risas) Lo dejaría libre. No me opondría. De hecho, escribe bien... Me gusta mucho la comunicación y tiene muchas posibilidades pese a la crisis. Diría que es la primera vez que una candidatura a decano deja por escrito en su programa electoral que pondrá en marcha medidas con las que garantizar la conciliación de la vida laboral con la familiar. Tenemos que ser más flexibles en cuestiones como la de los horarios. Sé de muchos profesores de la Facultad que tienen serios problemas para llevar a sus hijos al colegio entre las 8.30 y las 9.00 de la mañana. Es complicado de articular pero, al menos, debemos estudiar que padres con niños menores de 5 años puedan elegir horarios. ¿Qué repercusión ha tenido y tiene en el centro el recorte del presupuesto? La evolución del presupuesto desde 2011 ha sido a la baja: de 175.890 euros de 2011 a 107.690 para este año. Esto ha tenido una repercusión en el mantenimiento de las infraestructuras, en el desarrollo de proyectos... Si a esto añadimos el Real Decreto de abril de 2012, que en mi opinión supuso una pérdida de derechos y la pérdida de autonomía, estamos ante una situación en la que nuestra gestión está muy condicionada. ¿Internet ha democratizado la información? Ha abierto unas puertas enormes para difundir y, sobre todo, para acceder a información. Ha cambiado el panorama y no ha sido para perder derechos. Usted es de origen venezolano, ¿cuál diría que es la situación de los medios allí? Es complejo, influyen muchos factores. Pero sí diré que organismos como el Instituto de Investigaciones de la Comunicación alertan del deterioro y la afrenta hacia los medios de comunicación. Es profesora del Master de guion de la Facultad, ¿le gusta el que ha escrito el ministro José Ignacio Wert para la universidad española? No, no me gusta. Mi línea maestra está en la defensa de la universidad pública. El control gubernamental y los obstáculos que se les ponen a las clases más desfavorecidas para acceder a la universidad son fruto de la premisa de la que parte Wert: que la educación no es un derecho sino un servicio. Es triste, muy triste, que en España haya problemas para educar.

  • 1