Local

«No podemos ordenar el Centro sólo para los comercios o los ciclistas»

El delegado de Movilidad admite la falta de aparcamientos rotatorios y de la línea 2 del Metro, pero definde las restricciones del tráfico al Centro

el 20 feb 2010 / 20:52 h.

TAGS:

El delegado de Movilidad, Francisco Fernández.

-No es la primera vez que se anuncian el cierre del Centro ¿esta vez sí se hará?
-Sin duda. Ya dijimos hace tiempo que estábamos trabajando en la dirección de encontrar métodos tecnológicos para tener un control de acceso que facilite la regulación. Hemos estudiado la fórmula para garantizar la mayor accesiblidad al Centro de residentes, transporte público y carga y descarga, y hemos puesto en marcha los contratos que, a pesar de muchas dificultades, ya se han resuelto para tener un sistema de visión artificial que ya funciona en muchas partes.


-¿Hay medios para los controles y excepciones previstas?

-Sí porque el sistema es muy garantista y nos permite que en situaciones excepcionales incluso se pueda actuar sobre él. Si una persona por necesidad de coger un producto pesado o voluminoso necesita estar en el Centro más de 45 minutos, el comerciante podrá actuar sobre el sistema validando al cliente. Todo está contrastado, hay una base de datos que cruza las matrículas con los datos de los residentes, de los taxis, del transporte público. Hay base para actuar con rigor y garantías.


-Y para un vecino, ante una visita o una persona dependiente, ¿tendrá autorización?
-Sí, pero a través de la gestión del centro de control no accediendo desde el punto de vista telemático, sino mediante nuestros operadores. Pero eso ha quedado resuelto con la flexibilidad del sistema de los 45 minutos. Era uno de los nudos complejos que teníamos. Los 45 minutos permiten que la persona que tiene que ir al Centro a dejar a un niño o hacer una gestión o a atender a un familiar pueda hacerlo. Pero en estos casos, si lo que necesita es una ayuda especializada lo atiende un servicio de emergencias que tiene acceso al Centro. Además, todo el que quiera ir al Centro puede hacerlo al seguir libres los aparcamientos rotatorios.


-¿Por qué 45 minutos, y no media hora o una hora?

-Es el tiempo calculado por los técnicos. 15 para entrar, 15 para salir y 15 para realizar una gestión. No es un capricho.


-Ha mencionado los aparcamientos rotatorios, el PGOU y la ordenanza preveían eliminarlos en el Centro...

-Sí, pero tienen que estar porque son concesiones y tienen derechos. No se puede restringir el acceso a un establecimiento, sería ilegal. Lo que hacemos es garantizar el sistema, porque los datos de los puntos de control y de los aparcamientos se cruzarán para garantizar que un coche ha usado el aparcamiento. Lo que hacemos es que los aparcamientos ofrezcan su servicio de forma natural y normal.


-Se ha flexibilizado la ordenanza, ¿hay que cambiarla?

-Si es necesario lo haremos. El TSJA ya se ha pronunciado y ha dejado claro que la potestad de reordenar el tráfico es del Ayuntamiento. Pero si para que haya garantía jurídica y no genere indefensión hay que modificar la ordenanza, lo haremos. Ya estamos trabajando y si es necesario haremos la propuesta en el próximo Pleno.


-¿El modelo es innegociable?

-Estamos esperando propuestas y todas las que nos hagan estamos dispuestos a atenderlas y analizarlas, y si son compatibles con el sistema, aplicarlas. No estamos para fastidiar a nadie, sino para que la ciudad funcione mejor. Pensamos en las futuras generaciones, y esa es la responsabilidad de un gobernante. El Gobierno es el que lleva la iniciativa en Movilidad.


-No existen los medios de transporte público previstos para cerrar el Centro, ¿es suficiente con lo que hay?

-Si hay que reestructurar algo, se hará. Tussam tiene capacidad para dar respuesta a las demandas y necesidades que existen. Aunque la línea 2 pueda atraer al Centro a los vecinos de Camas o Torreblanca, eso no quiere decir que ahora Tussam no tenga capacidad para eso. Lo hará de forma ágil y eficiente porque no tendrá que disputar el espacio con el vehículo privado. Estamos trabajando para reordenar las líneas en el marco del plan de estabilidad.


-¿Más líneas al Centro?

-Sí, el Centro es un punto de atracción cultural, de comercio y ocio y se trata de ofrecerles a los vecinos que puedan llegar usando el transporte público.


-¿Y las líneas de microbus del Centro? ¿Se harán?
-Ya veremos. Ahora mismo hay un microbus con un uso muy reducido. El transporte público tiene que tener un equilibrio entre el servicio que presta y su coste. Tussam tiene que dar servicios cuando sea demandado no sólo para aquel que grite más.


-Faltan los aparcamientos disuasorios. ¿Cómo se puede aparcar en la zona Norte?
-Trabajamos en esa dirección. La crisis no ha contribuido nada en la construcción de sistemas mediante concesiones a empresas privadas. Como la situación ha mejorado, vamos a impulsar tres proyectos: la Barqueta, la ampliación del Paseo Colón y la Glorieta del Cid.


-Eso es a largo plazo, ¿a corto qué?
-En cualquier día del año hay entre 500 y 1.00 plazas disponibles. La zona Norte la cubre el aparcamiento de El Corte Inglés. Cuando encontremos el sitio y construyamos el aparcamiento de Barqueta tiene que ser para residentes y para una calle comercial como es Feria


-El modelo no convence ni a los comercios ni a las entidades vecinales.

-El comercio tiene que adaptarse al mercado, porque tiene más clientes potenciales que nunca gracias a la peatonalización. Lo que tienen que hacer es una oferta atractiva y no anclarse en el producto que han vendido toda la vida y que el cliente ya no le demanda. Es una reflexión que les corresponde a ellos. Respecto a los vecinos, no lo entiendo porque si alguien va a salir beneficiado es el residente. Si en el interior del centro histórico se producen ahora mismo 110.000 movimientos con vehículos, y conseguimos reducirlo por ejemplo en 10.000 el beneficiario directo es el residente.


-En el otro lado, entidades como A contramano tampoco están muy contentas.
-La ciudad no se puede ordenar ni para el comercio ni para los ciclistas.Hay que ponderlarlo y conseguir un equilibrio.

  • 1