Local

No sabe nadie...

¿Qué le pasa al Sevilla? Preguntaba después del derbi a cualquiera que se dejara. Y nadie podía -o sabía- contestarme con rotundidad. Sí existía consenso respecto al infame juego del equipo y a la surrealista alineación planteada por Jiménez.

el 15 sep 2009 / 15:53 h.

¿Qué le pasa al Sevilla? Preguntaba después del derbi a cualquiera que se dejara. Y nadie podía -o sabía- contestarme con rotundidad. Sí existía consenso respecto al infame juego del equipo y a la surrealista alineación planteada por Jiménez. Salvo cierto sevillista, que, textualmente, me dijo que "seguramente, era el único entre un millón al que no le había disgustado ni la alineación ni el juego".

Entendía que, a estas alturas, el equipo no está muy "católico", y que el entrenador jugó a contener, no encajar gol y fiar al último tramo la posibilidad de convertir alguno. Estoy de acuerdo en parte. No en lo que respecta a la alineación -extrañísimo momento para tantos y tan incomprensibles cambios-.

Pero sí en lo concerniente al embrionario estado del equipo y a lo que creo es el primer mandamiento de Jiménez: no encajar gol. El sevillista debe ir olvidando ese juego vistoso, en el que su equipo siempre tenía más ocasiones y convertía más goles que el rival. La piedra de toque de este nuevo sevilla es la obsesión por no recibir goles. Así se vió también ante el Español. Aunque el juego no fue nada del otro mundo, sí se apreció una mayor entrega y concentración de los jugadores; de esta forma, apenas sí se concedió una ocasión (clarísima y, otra vez, por la ausencia del lateral derecho). Después de encajar tres goles ante el Sporting -nunca más, pensaría el entrenador- , el Sevilla no ha recibido ninguno en tres partidos. Los sevillistas se aprestan a vivir una nueva época. Una en la que primará la defensa sobre el ataque, la destrucción sobre la construcción, el físico sobre la técnica, el orden y la gestión sobre la audacia. Mientras se gane, todo se acepta. Y mientras los jugadores se dejen la piel. Si no, ganes o, sobre todo, pierdas, arreciarán las críticas. Y, a todo esto, entre tanto debate, no se miran mucho los números, esos que te dan y te quitan todo. Y los del Sevilla en estas cuatro primeras jornadas son magníficos: 8 puntos de 12; dos victorias y dos empates. El Sevilla sólo tiene una liga, la del 45-46. ¿Saben cómo empezó esa temporada? Con dos victorias y dos empates.

  • 1