sábado, 19 enero 2019
22:32
, última actualización
Local

«No se ha contado con los vecinos para la nueva estética de Almirante Lobo»

Entrevista con Pablo Barbecho, presidente de la Asociación de Vecinos Hornazas Reales (Casa de la Moneda).

el 08 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

El presidente vecinal de la Casa de la Moneda, Pablo Barbecho, posa en la calle Almirante Lobo cuya reurbanización ha suscitado controversia. / Carlos Hernández El presidente vecinal de la Casa de la Moneda, Pablo Barbecho, posa en la calle Almirante Lobo cuya reurbanización ha suscitado controversia. / Carlos Hernández

Satisfecho con el nuevo aspecto que se está perfilando para la calle Almirante Lobo? En parte. Lo estamos en cuanto a la remodelación que va a suponer para el entorno de la Casa de la Moneda, pero no tanto porque el Ayuntamiento no ha tenido en cuenta nuestras propuestas y estará por ver que algunas de nuestras modificaciones se vayan a efectuar. Hemos echado en falta mucho más diálogo en la fase previa a la presentación del proyecto. No se han atendido nuestras demandadas hasta que el proyecto estaba ya hecho.

Y, ¿cuáles son vuestras propuestas para esta remodelación? En primer lugar, nos hubiese gustado que hubiera habido reuniones con Urbanismo y Movilidad para concretar con ellos detalles del periodo de obras y otros aspectos, como que se haga por fases para no afectar a todos los comercios y terrazas de establecimientos a la vez, pues son negocios que se encuentran bastante mermados por la crisis. Nos hubiese gustado también aportar nuestro parecer sobre el acerado para el que planteamos una mayor ampliación de la prevista en estos trabajos. No estamos de acuerdo con la disminución del acerado de la parte izquierda en dirección a la Torre del Oro. Aquí consideramos que hay una pérdida de espacio para el peatón.En la derecho, sin embargo, sí se ha ampliado. También nos gustaría que disminuyera considerablemente la zona de carga y descarga en Almirante Lobo. Entendemos que tiene que haber zona de carga y descarga pero consideramos que aquí es excesiva, pues tiene lugar a cualquier hora del día con el consiguiente perjuicio para los residentes al generar ruidos y desperfectos en el viario con la circulación de vehículos pesados. Esperemos que tras esta remodelación todo esto se controle, pues con el tiempo, la calle se había convertido en una calle almacén de camiones tanto de día como de noche.

¿Tanto difiere el proyecto final del previsto inicialmente? El proyecto inicial contemplaba la construcción de un gran bulevar para hacer de Almirante Lobo una gran zona de paseo y de conexión con el entorno de la Torre del Oro y el río. Toda la obra relativa a la mejora de las infraestructuras y sustitución de redes de saneamiento era imprescindible. Estamos de acuerdo. Pero sobre la futura estética de la calle no se ha contado con los vecinos y comerciantes. Nos presentaron el proyecto a mes y medio antes del inicio de las obras. El proyecto ya estaba cerrado y definido, y todas las modificaciones que planteábamos eran pegas. Nos hubiese gustado haber tratado con tiempo el tema de los bancos, el tipo de arbolado que se iba a poner, el tema de las farolas.... Ver cuáles se iban a instalar y consensuar modelos.

Precisamente el tema del arbolado ha desatado una polémica en toda la ciudad... Sabíamos del mal estado de estos árboles, para los que en la mayoría de los casos era indispensable su poda y eliminación y, en otros, el trasplante a otros lugares. Estos plátanos eran un peligro para todos, pues estaban levantando el acerado y continuamente se producían caídas de ramas. No son ejemplares adecuados para una ciudad, pero nosotros hemos respetado los informes de los técnicos y creemos que desde el Ayuntamiento se ha actuado en consecuencia a ellos. De hecho, esta semana hemos conocido que ya en el año 2000 un informe alertaba de que el 80% de estos árboles en Sevilla estaban gravemente enfermos. Había árboles muy dañados por el tiempo y no podían seguir en Almirante Lobo.

¿Comparte pues con el alcalde que la tala era inevitable? Si se ha hecho de acuerdo con lo que indicaban los técnicos, perfecto. Lógicamente no podemos estar de acuerdo si se talan los ejemplares sanos.

¿Qué plazos se manejan para que terminen las obras? Nos dijeron que todo estaría listo para principios del próximo año. Creemos que para la primavera estará todo en perfecto uso.

¿Qué se ha ganado con esta actuación? Esperemos que se gane en calidad de vida y que sea una zona de paseo que conecte la Puerta de Jerez con el entorno de la Torre del Oro. También se corregirán las barreras arquitectónicas que existían, pues había zonas de escalinata y distintos niveles que eran un problema para las personas con movilidad reducida. Por ejemplo, la zona próxima a la calle Habana era toda desigual, con muchos años y sin reformas. La obra era una necesidad para todos, para vecinos y visitantes. Hacía falta una intervención, pues era lo que quedaba aún por tocar en la zona tras la peatonalización de la Avenida y de la Puerta de Jerez.

Después de casi siete años, ¿qué balance hace la peatonalización de la zona? Fuimos la única asociación del Casco Histórico que apoyamos desde un principio la restricción del tráfico rodado por la Avenida de la Constitución. Siempre hemos visto la peatonalización como una cosa necesaria e indispensable. Eso sí, siempre que se haga desde el diálogo con los afectados. Hoy nos quejamos de la falta de espacio por la Avenida, con el carril bici y el tranvía, pero antes apenas teníamos 80 centímetros. Es indiscutible que la peatonalización de la Avenida y la Puerta Jerez han sido todo un éxito. La zona ha ganado muchísimo. Se ha demostrado que al final no hacía falta tanto tráfico.

¿Qué problemas tiene hoy el conjunto de la Casa de la Moneda? Dos en concreto. De un lado, el solar del Patio de las Herrerías que tiene un futuro incierto y sobre el que nos gustaría que se proyectara un aparcamiento soterrado para residentes. En segundo lugar, los problemas de la fachada del siglo XVI que da a la calle Habana. Necesitamos que se retome de una vez la obra, paralizada judicialmente. Es la guinda que le falta al conjunto residencial de la Casa de la Moneda. Luego también está el tema de que la Policía no entra aquí a vigilar y haría falta, sobre todo los fines de semana donde hay trasiego de botellonas. Tampoco parece haber voluntad para buscar una solución a los aparcamientos de motos.

¿Qué futuro le espera al recinto de las Atarazanas? Es un espacio desperdiciado al que habría que darle un uso cuanto antes. Ha de ser un uso adecuado, que respete la zona y el monumento, pero ¿quién paga eso?. Necesita de proyectos serios y firmes, no irrealizables que se diluyan.

  • 1