Local

"No se jubilen nunca de enseñar"

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, elogia el modelo andaluz por priorizar la escuela a pesar de la crisis, en el homenaje a los 700 profesores andaluces jubilados este año.

el 05 oct 2011 / 18:12 h.

TAGS:

Sí, los mire por donde los mire, son rusos los bailarines.

Probablemente Andalucía era de las pocas comunidades donde ayer se podía celebrar, de forma pacífica, el Día Mundial del Docente. Con la mayoría de regiones en pie de guerra contra los recortes educativos, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, optó por refugiarse en una comunidad que todavía sirve al Gobierno socialista para hacer valer su modelo: "Andalucía es la prueba de que en un momento de crisis se pueden fijar prioridades en la educación", dijo.

Gabilondo cambió la política por la retórica en cuanto levantó la cabeza y miró al público. Tenía delante a 700 profesores recién jubilados, maestros que empezaron a trabajar en una Andalucía rural donde el 25% de la población era analfabeta, donde sólo estudiaba una cuarta parte de los que estudian hoy. Además los que lo hacían tenían que compaginar los libros con el trabajo agrario y no pasaban más de 5 años de media en el colegio.

Aquellos jóvenes maestros, 30 y 40 años más viejos, acaban de dejar atrás una escuela con pizarras digitales, ordenadores portátiles y clases de chino. Ahora nadie está excluido del sistema escolar por su condición social. Y si se queda fuera un niño, el sistema (los profesores) le persigue hasta devolverle a las aulas. Le persiguen incluso cuando ya es adulto para convencerle, por medio de becas-salario, de que vuelva a formarse. Y aún así, el 27% de jóvenes abandona el colegio antes de terminar la ESO.

Antes había una crisis económica y ahora también la hay, pero además se cuestiona el modelo social. Algunos poderes públicos empiezan a plantear que la educación no debería seguir siendo gratuita en todas las etapas; otros transfieren dinero público para la enseñanza privada; hay quien defiende que los alumnos con mejores notas deben ser educados separados del resto; y otros reivindican el regreso a la escuela diferenciada para niños y niñas.

No es extraño que el discurso de los maestros jubilados sonara como un grito de protesta. "Nosotros fuimos una generación que ha creado escuela. Lideramos los cambios que fueron cruciales en el devenir del país. Lo hicimos porque tuvimos la fortuna de empezar a trabajar jóvenes y porque éramos gente motivada y entregada a la educación. Por favor, les ruego que sigan apostando por la enseñanza pública, gratuita y de calidad". Ése fue el breve mensaje de Lorenzo Silva, maestro de Primaria durante 40 años, 15 de ellos como director de su colegio.

Eso le dijo un profesor que deja la escuela a un ministro de Educación que deja la política. Gabilondo es profesor y está abocado a volver a serlo. Pero ayer todavía era ministro, y quizá sintiese vértigo al oír las palabras de Lorenzo, al ver cómo se despedían cientos de profesores que, en su juventud, antepusieron el derecho a la educación a sus derechos laborales. "Nadie ha hecho más por la igualdad que ustedes. No abandonen nunca el sistema educativo. Jubilados o no, les necesitamos", sentenció el ministro.

En la enseñanza no existe la foto fija. Tampoco es fácil hacer un retrato a un profesor que represente a todo el colectivo. Gabilondo y el presidente andaluz, José Antonio Griñán, se cruzaron ayer con un grupo de maestros jóvenes, interinos sin plaza, que les gritaron y pitaron al pasar porque la Junta ha cambiado el sistema de selección, y ahora sus notas de acceso son insuficientes para lograr plaza. Unos metros más adelante les esperaban los docentes jubilados. Algunos, por edad, podrían ser padres de los primeros, y seguro que en 30 años de profesión salieron más de una vez a la calle a protestar contra cambios legislativos, recortes, medidas contraproducentes, a reivindicar sus derechos, los de sus alumnos y los de la escuela.

El presidente Griñán tiene 64 años. Tiene la misma edad que muchos de los profesores que acaban de jubilarse, y buscó su complicidad cuando dijo que "todavía conviven entre nosotros generaciones que no han tenido los derechos que tienen hoy". "La educación es lo más expresivo del cambio que ha experimentado Andalucía en 30 años", aseguró.
La Junta está a punto de aprobar una norma que permitirá recuperar a profesores jubilados para que formen a los maestros nuevos que ingresen al sistema.

  • 1