Local

No son viejos, tienen solera

La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión se abre al público en la Plaza Nueva con una semana de propina y la expectativa de remontar la caída de ventas de los últimos meses

el 15 nov 2013 / 23:27 h.

TAGS:

Ayer se abrió al público en la Plaza Nueva una nueva edición de la ya tradicional Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, la trigésimosexta para ser exactos, con un factor común en casi todos los expositores: miradas al cielo, unos tratando de vaticinar buen tiempo para todos los días que quedan por delante, factor fundamental para atraer al público; otros, rogando a sus respectivos dioses por que los visitantes se animen y hagan gasto, que falta hace: como sucede en el sector de las librerías convencionales, las llamadas de viejo o de lance también vienen acusando fuertes caídas en las ventas en los últimos meses, y todos confían en la Feria para cuadrar el balance anual de un modo algo más aliviado. Dos son los secretos que pueden ayudar a lograrlo: uno, la variedad de la oferta, que permite encontrar desde ediciones para coleccionistas de gran valor a libros saldados muy económicos, pasando por esas rarezas que hacen las delicias de los curiosos al convertirse en hallazgos inesperados. El segundo secreto se refiere a la duración de la convocatoria, que este año se prolonga una semana más respecto al anterior para llegar hasta el 9 de diciembre, metiéndose casi en la campaña navideña. La Asociación deAmigos del Libro Antiguo de Sevilla, presidida por Milagros Díaz y organizadora de la Feria, ha agradecido públicamente al Ayuntamiento de Sevilla las facilidades a la hora de obtener los oportunos permisos y la apuesta sostenida en favor de este evento, al que concurren 24 casetas, 21 de librerías sevillanas y de toda España y tres institucionales. Libros infantiles, novelas policiacas, eróticas, westerns de bolsillo, grabados antiguos, catálogos de arte, partituras, joyas descatalogadas, fascículos y enciclopedias, best-sellers de ayer de los que hoy nadie se acuerda y libros que pasaron en su día desapercibidos y hoy son clásicos indiscutibles... Todo ello y mucho más está desde ayer a disposición del visitante en la Plaza Nueva, y al alcance de su bolsillo, siempre que entienda que, en literatura como en el vino, lo viejo no es viejo, tiene solera y gana con el tiempo.  Los libreros lo certifican mientras ponen un ojo en las listas de precios y el otro en el cielo promisorio de Sevilla.

  • 1