Deportes

'No soy el salvador del Betis, pero ojalá podamos disfrutar como en 2005'

Enorme expectación en el Manuel Ruiz de Lopera el día de la segunda presentación de Ricardo Oliveira. Sin la presencia del máximo accionista, el brasileño expresó su satisfacción por regresar a la que considera su casa. "Nunca fue tan feliz como aquí", afirmó.

el 15 sep 2009 / 22:06 h.

Enorme expectación en el Manuel Ruiz de Lopera el día de la segunda presentación de Ricardo Oliveira. Sin la presencia del máximo accionista, el brasileño expresó su satisfacción por regresar a la que considera su casa. "Nunca fue tan feliz como aquí", afirmó.

No ha sido fácil el regreso de Ricardo Oliveira al Real Betis. La operación más impactante del mercado invernal de fichajes en España después de las adquisiones de Lass Diarra y Huntelaar por el Real Madrid necesitó del acuerdo de tres partes, Zaragoza, Betis y jugador, y no siempre el viento sopló a favor.

Para empezar, cabe indicar que el conjunto verdiblanco, después de pagar cerca de nueve millones de euros (con IVA y comisiones incluidas) se ha hecho con el 100% de los derechos federativos de Oliveira, pero sólo con el 50% de los derechos económicos del delantero.

Esta variable es importante, ya que implica mucho a la hora de una posible venta del futbolista. Si el Betis o el Zaragoza reciben una oferta por el jugador al finalizar esta temporada y también a la siguiente, ambos clubes deben recibir compensación económica a partes iguales. Si la oferta es de 14 o más millones de euros, el Betis está en la obligación de repartirse la oferta con el Zaragoza o bien quedarse con la totalidad del futbolista abonando la mitad del montante de la oferta al propio Zaragoza. Si la oferta es inferior a esos 14 millones de euros, no existe obligación en el Betis de tener que vender al jugador y repartir el dinero o hacerse con la totalidad de los derechos pagando al Zaragoza. En ese caso, si los dos clubes lo consideran oportuno, sí podrían vender al futbolista y repartir beneficios a partes iguales. Habría que preguntarse por qué el Zaragoza vende tan sólo a Oliveira en 7 millones de euros más IVA y las fuentes consultadas por este diario afirman que el motivo fundamental es que el conjunto maño, en una delicada situación económica, ha percibido el importe del traspaso en efectivo y de un tirón, lo que ningún equipo le aseguraba a la entidad que preside Agapito Iglesias. Más vale pájaro en mano que ciento volando.

Al mismo tiempo, cabe reseñar que el futbolista ha puesto también sus condiciones en esta compleja operación. Así, el goleador se ha asegurado una ficha de 3,5 millones de euros netos por temporada si ficha por un club de un estado comunitario, mientras que percibiría 4 si el traspaso se produce a un equipo de un estado que no pertenece a la Unión Europea, caso, por ejemplo, de Rusia o de Arabia Saudí.

La cláusula de rescisión queda fiajada en 35 millones de euros, aunque en realidad es algo ficticia, ya que la cifra que marca la obligación para el Betis es la de 14 millones.

Por otro lado, el contrato, que contiene una multitud de cláusulas, alguna de ellas de confidencialidad, refleja también una importante compensación económica para Oliveira si anota ya en esta temporada una cantidad de goles. Podría ser 15 la cifra, aunque no está confirmada.

En cuanto a la presentación en sí, lo más destacado de lo que dijo Oliveira fue aclarar que "asumo mi responsabilidad, pero no soy ningún salvador. Con la ayuda de todos intentaremos volver a disfrutar como en 2005".

Oliveira, además, se mostró ansioso por poder debutar en el derbi si Chaparro lo estima oportuno: "Es el partido idóneo para debutar".

  • 1