domingo, 21 abril 2019
12:11
, última actualización
Local

'No soy jefe por el tiroteo, sino por 37 años de policía'

El comisario Jesús Gómez Palacios fue nombrado ayer responsable de Seguridad Ciudadana de Andalucía Occidental. Entre sus objetivos inmediatos, la subida, leve pero seguida, de la delincuencia. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 20:56 h.

TAGS:

"Después de 36 años de servicio, no creo que me hayan dado este puesto por una pseudolocura que cometí en octubre", bromeaba ayer el comisario Jesús Gómez Palacios, respondiendo a si su nombramiento ayer como responsable de Seguridad Ciudadana tenía que ver con el tiroteo en el que se vio implicado.

"Este puesto llega tras una larga trayectoria, incluidos los últimos ocho años al frente de la comisaría del Distrito Sur", continuaba Gómez Palacios, ascendido a comisario el pasado 22 de diciembre, tras aprobar el curso que estaba realizando en Madrid cuando se vio envuelto en el tiroteo del supermercado Bon Sabor de la Gran Plaza, en el que resultó herido de bala en el estómago, mientras que uno de los dos atracadores moría a causa de sus disparos.

Entre sus objetivos inmediatos, el nuevo jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Andalucía Occidental no se achantaba ante la subida, leve pero seguida, de la delincuencia -que el Gobierno lleva años sin detallar-. "Las cifras no son malas; a veces son buenas, y a veces menos buenas. Ahora son menos buenas, y habrá que trabajar más; considerando que al subir el paro hay gente que no son delincuentes, pero se van a quedar en una situación muy difícil". Añadía un matiz a la línea de trabajo que iniciará al frente de los patrulleros, los policías a pie de calle y por tanto los primeros en responder al ciudadano: "que si ya se le atiende bien, a partir de ahora se le atienda mejor".

Gómez Palacios, que prometió su cargo en la Delegación del Gobierno, acompañado por su esposa y en presencia del delegado del Gobierno, Juan José López Garzón; la plana mayor de la Policía Nacional y la Guardia Civil y representantes sindicales y de la vida civil, recogía el testigo lanzado por el jefe superior de Policía, Enrique Álvarez Riestra, que había pedido a los tres comisarios que se incorporaban "capacidad de superación, no caer en la autocomplacencia, cooperación con otros cuerpos y con la Justicia y, sobre todo, recordar que el ciudadano es lo más importante".

López Garzón también insistió, quizá con el fantasma del robo de droga en la Jefatura en mente: "Debéis impedir toda actuación que enturbie la imagen y el trabajo que los casi 9.000 efectivos de la Policía en Andalucía realizan, impecablemente, todos los días".

  • 1