Local

«No tengo talento para cantar; quiero triunfar como actor»

Miguel Ángel Muñoz ha vuelto a la tele con la miniserie ‘La piel azul’.

el 16 mar 2010 / 19:42 h.

Miguel Ángel Muñoz.

De la pista de baile al arte del celuloide. Miguel Ángel Muñoz fue un fenómeno de fans con la serie Un paso adelante, una etapa que zanjó en pos de un reconocimiento como actor que busca con "cambios de registro" como el de la miniserie La piel azul y la cinta Tensión sexual no resuelta, en un papel cuyo resultado le da un "un poco de miedo".


El actor madrileño, de 26 años, ha vuelto a la televisión como protagonista de La piel azul, cuyo desenlace emitirá Antena 3 el próximo domingo, y que resultó ser un rodaje "muy complicado", con los actores sumergidos durante horas en las aguas de Alicante, a merced de las mareas y los ataques de las medusas. Pese a todo, a Muñoz le dio mucha pena finalizar el rodaje- "estuve llorando como una niña pequeña", asegura-, y no sólo porque le gusten los barcos, sino por la implicación de los distintos actores y todo el equipo técnico de esta producción de Boca a Boca, dirigida por Gonzalo López Gallego y que se estrenará próximamente como película en México.


Será una nueva experiencia internacional para Muñoz, quien ha completado el rodaje de la miniserie Ben Hur, una coproducción internacional de 35 millones de dólares que emitirán, entre otras, la ABC estadounidense y la BBC británica, y en la que hace el papel de Antegua, compañero de galeras del protagonista. Ben Hur tiene todos los medios imaginables de producción y un director (Steve Shill) que ha estado en Los Tudor o Los Soprano, explica el actor sobre las diferencias de ambos rodajes, al tiempo que añade que "nada que envidiar" a Gonzalo López Gallego (director de La piel azul), a quien califica como "el próximo Alejandro Amenábar".


Para Miguel Ángel Muñoz este tipo de papeles sirven para "seguir aprendiendo" en el oficio de actor, y no para buscar una carrera internacional. "Antes de eso, soy consciente de que tengo que triunfar en España", apunta el joven, quien se considera "afortunado" por vivir de esta profesión desde hace 16 años.


Su fama comenzó con series como Al salir de clase (1997-98) y explotó definitivamente con Un paso adelante (2002-05), todo un fenómeno de fans que se extendió por Europa, hasta el punto de que Muñoz recibió en Cannes un premio europeo por su disco en solitario M.A.M, en reconocimiento a sus ventas fuera de su país. Ahí frenó su carrera musical: "Soy consciente de que no tengo talento" para cantar, lo mío es interpretar", dice el actor, que recuerda cómo llenaba recintos con 10.000 personas en Turín (Italia) o Lille (Francia), y que compartió escenario con estrellas como Nelly Furtado o Janet Jackson, una experiencia que le servirá para después contársela a sus nietos.


No obstante, ha seguido tomando clases de canto, que ahora le han valido para algunos temas de la cinta Tensión sexual no resuelta, una comedia dirigida por Miguel Ángel Lamata (Isi & Disi, alto voltaje) que se estrena este jueves y en la que interpreta a un cantante de rock "muy pasado". Aprovechó para este rockero llamado Nardo la barba que luce en Ben Hur, aportándole perilla, piercing y tatuajes.


"Mi apuesta fue también por la voz y la expresión corporal", cuenta el actor madrileño, quien confiesa tener "un poco de miedo" ante un personaje "muy expuesto", porque "como no te lo creas" se puede pensar que cae en "el ridículo".


Sobre las tablas
. Muñoz se prepara ahora para convertirse en Adán en el auto sacramental que se celebrará en Antequera (Málaga) el 27 de marzo. "Es la cosa más dramática que he hecho en mi vida", afirma el actor, quien en 2006 eligió el teatro para salir de la vorágine televisiva con El cartero de Neruda. Ahora espera que cristalice un proyecto sobre la Guerra Civil que le "encantaría hacer", concluye.

  • 1