Toros

«No venimos a quejarnos sino a mirar por el futuro»

La Unión de Criadores de Toros de Lidia, que preside el ganadero sevillano Carlos Núñez, actuará de catalizador del encuentro de profesionales taurinos que se celebra mañana en la Venta de Antequera.

el 17 dic 2014 / 16:00 h.

TAGS:

cab-624x416

La cita es mañana mismo. El toreo se juega su futuro inmediato y tiene la oportunidad de dejar a un lado las rencillas internas para combatir el enemigo común.

—La Unión vuelve a abanderar la vertebración de los estamentos del toreo. Ya sabemos que es casi quimérico. —Es irrelevante que sea la Unión o sea cualquier asociación de profesionales. Lo importante es que se haga debido a las dificultades que atravesamos en este momento. A día de hoy la respuesta es increíble. Vamos por 150 confirmaciones e imaginamos que llegaremos a las 200 personas.

—De alguna manera era un ahora o nunca... —Desde luego. Cuando vienen los problemas es cuando hacen falta soluciones. Sabemos de sobra cuáles son esos problemas y nuestras debilidades. Lo que buscamos con esta convocatoria son soluciones concretas para rediseñar la Tauromaquia de cara a la administración y encontrar la forma de hacer un espectáculo atractivo, interesante, asequible y sobre todo sólido. Una Tauromaquia con interés y que enseñe poco cemento es nuestra mejor defensa.

—Es un dato interesante. El vademécum de males está ahí pero las soluciones necesitan una unión definitiva… —A día de hoy no existe un organismo que federe o aglutine de forma obligatoria a los profesionales. Es una vieja aspiración nuestra y ha habido tentativas que no han salido bien. Si de aquí saliese un espíritu constituyente sería un gran paso además de los objetivos marcados para esta reunión, que pasan por trazar propuestas reales y por escrito para intentar estudiar cambios que aseguren la Tauromaquia del futuro. Insisto en el interés colectivo de este encuentro; no es una convocatoria para que cada sector se queje de sus problemas. Es precisamente todo lo contrario.

—Desde ese punto de partida, ¿qué es lo que no puede fallar mañana? —Lo que no puede faltar es optimismo. Si vemos la botella medio vacía, mal vamos. Esto no se puede acabar porque la fuerza de la Tauromaquia es tremenda. Estamos viendo que en una época de tremenda crisis económica, con unos precios altísimos para el español medio y una absoluta falta de apoyo mediático y publicitario, si los carteles son interesantes la gente va a los toros. Esto no se acaba pero sí necesitamos rediseñar la Tauromaquia, que es el segundo espectáculo de masas de este país, para hacerla más sólida y viable y poder combatir así a nuestros enemigos.

—Después de todo lo que ha pasado en los últimos meses es importante ver a algunas personas en la misma foto. —Lo que importante es ver al toreo, a un número importante de profesionales, que ha respondido con gran ilusión a esta convocatoria. Repito que los temas intersectoriales están prohibidos mañana. Tenemos que centrarnos exclusivamente en lo que sea de interés colectivo.

—El encuentro sigue a la tramitación de la Ley de Patrimonio Cultural Inmaterial. Hubo confusión al principio pero el toro está dentro. —Así es, y la mejor prueba es que ERC saltó como un animal herido porque se ha dado cuenta de que el PP ha cumplido su compromiso. La ley se ha aprobado y la defensa de la Tauromaquia es total ahora. Hay otros asuntos paralelos como la tramitación del recurso en el Constitucional aunque el futuro, desgraciadamente, está ligado a la política.

—El acoso antitaurino y el clima abolicionista nunca habían sido tan feroces. —Va con los tiempos y los ataques seguirán viniendo. Es un caldo de cultivo peligroso porque se convierte en un arma muy fácil de usar por cualquier político que ignore la defensa que el ordenamiento jurídico debe hacer de la Tauromaquia. Estamos en una época en España en la que se cuestiona todo y no nos escapamos de ello.

—Seguimos teniendo una asignatura pendiente:la comunicación. —Tenemos un espectáculo que le cuesta poco o nada a las administraciones –cuando no se lucra con él– pero no tenemos apoyo mediático ni patrocinios. Ese apoyo permitiría difundir la cultura taurina a aquellos que no estando en contra desconocen la cultura maravillosa del toro bravo. Eso es comunicación pura y dura, y para comunicar hace falta una inversión, y para hacer esa inversión hace falta un sector detrás. Esperemos que la reunión de mañana sea la semilla de ese sector.

  • 1