lunes, 22 abril 2019
06:23
, última actualización
Local

«No veo diferencias grandes de posición de gobierno entre Aznar y Zapatero»

El ex presidente de México es consciente de que la democracia en América Latina está por apuntalar. Cree que la ola de violencia en algunas zonas de su país es fruto del esfuerzo del Gobierno por acabar con los carteles de narcotraficantes y que por eso Bush debe estar agradecido a Felipe Calderón. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 16:37 h.

TAGS:

-La ola de violencia que recorre Tijuana por el narcotráfico habla de un país peligroso. ¿Es México como se ve en los medios?

-México ha pasado de ser un país de tránsito a un país productor y consumidor de droga. El presidente [Felipe] Calderón está dando la gran batalla para terminar con la oferta y en esta guerra contra los carteles se le está haciendo el favor a EEUU de que las drogas no crucen al norte. Aquí todos somos responsables. Porque en España y en EEUU se consume muchísima droga, y yo me pregunto: ¿los gobiernos realmente están decididos a detener la distribución? En México se puede transitar por las calles. Van miles y miles de turistas españoles, europeos, americanos, a visitar nuestras playas. Y eso no ha disminuido por la violencia.

-Entonces, ¿invitaría a un español a visitar Tijuana?

-México es mucho más grande que Tijuana, yo le recomendaría a un español visitar Cancún, Baja California, Guadalajara. Le recomendaría visitar Guanajuato, donde se puede andar tranquilamente por las calles a las 12 de la noche y ver toda esa riqueza de la cultura de la colonia, llevada mucha desde aquí, desde Sevilla.

-¿Está sana la democracia en América Latina?

-Bueno, el siglo XX se nos fue en manos de corruptos. Al final nos decidimos y todos al unísono pasamos a gobiernos democráticos. En este momento, Latinoamérica pasa por las manos de líderes mesiánicos, la verdad última, dictadores autoritarios, como es el caso de Hugo Chávez [presidente de Venezuela], de Evo Morales [presidente de Bolivia], quienes fuera de una ideología están vendiendo estas ideas del siglo pasado a los pobres. Y no hacen más que engañarles prometiéndoles la tierra prometida y al final no dándoles nada.

-¿Qué pensó cuando vio al Rey de España mandar callar a Chávez?

-Le llamé 15 minutos después para aplaudirle, para felicitarle, porque llega un punto en el que el señor Chávez cansa a cualquiera. En todas las reuniones, siempre acaparando la palabra, siempre diciendo sus tonterías, una tras otra. Él piensa que todos los demás somos tontos, que él es el único listo de este mundo. El Rey tiene todo mi respaldo, todo mi respeto y reconocimiento.

-Conoce bien a Aznar porque coincidió con él siendo ambos presidentes. ¿Qué diferencias observa entre él y Zapatero?

-Quienes vemos desde fuera y observamos la política en países como España, EEUU o Inglaterra, no vemos gran diferencia en posiciones de gobierno entre la socialdemocracia moderna que tiene España y el centro-derecha. Son países de democracias muy consolidadas, donde hay un proyecto por encima de la ideología. Y es que hay una continuidad en las políticas del gobierno básicas, como educación, salud, vivienda? eso no cambia. Es por esto que vemos crecimientos de la calidad de vida y del nivel de vida tan acelerados.

-¿Cómo están las relaciones entre España y México?

-Extraordinariamente bien, siempre muy intensas en lo económico, en lo político, en lo cultural y en lo turístico. Y así será siempre. Somos dos pueblos que nos identificamos mucho, hablamos la misma lengua, al final tenemos la misma cultura, esto nos hace entendernos muy bien.

-¿Qué le pasa a un país en el que, estando entre las 20 primeras economías del mundo, coexisten índices de desarrollo humano similares al de Alemania y a la vez al de Burundi?

-Sí, la disparidad del ingreso es muy notoria. Sin embargo, yo creo que hay casos donde sí hemos ido ganando mucho terreno a la pobreza. En México, en los últimos diez años, ha disminuido en más del 35% el número de familias pobres. Estamos en camino del desarrollo, las cosas van bien, lo que necesitamos es mantener el rumbo. El europeo es un modelo a seguir en este sentido. Es en Europa donde vemos una mejor distribución del ingreso, donde vemos la igualdad más cercana, más posible.

Es un problema afincar una democracia en la pobreza y en la ignorancia, es muy difícil fundar una democracia cuando no hay una clase media.

-¿Qué tal vecino es EEUU?

-Pues mira, uno no elige a sus vecinos, le tocan a uno. Pero yo creo que es una gran ventaja ser vecino de EEUU y construir proyectos de desarrollo juntos, como es el acuerdo de libre comercio. A veces es problemático y complicado tener un vecino como EEUU que no es muy solidario, que no es muy humanista en su manera de ver el desarrollo y surgen intereses en conflicto.

-¿Cómo está viviendo México la crisis financiera que le acecha desde el norte?

-Yo diría que el momento del sistema financiero de EEUU está afectando a México más que a otros países latinoamericanos. Porque somos vecinos, porque nuestras economías están enlazadas. Pero a cambio de eso México tiene la balanza comercial más grande de toda América Latina. En ese sentido es una ventaja. Es decir, que lo importante es entender que ahí estamos y que podemos trabajar juntos.

-Ante la pérdida de confianza en George W. Bush y la ausencia de un liderazgo a nivel mundial, ¿a quién prefiere para ocupar ese hueco, a Obama o McCain?

-Aquí está la clásica competencia entre la experiencia y la juventud, entre la estabilidad y el cambio. McCain es quien ha propuesto una verdadera reforma migratoria. También apoya decididamente el acuerdo de libre comercio, temas que Obama está cuestionando sin suficiente conocimiento. Yo al final creo que un presidente, por presidente que sea, en una democracia consolidada no tiene influencia definitiva sobre el rumbo de una nación.

-¿Quiere decir que unas elecciones de las que está pendiente medio mundo no van a suponer un gran cambio?

-No vamos a ver grandes cambios. Una vez que uno de los candidatos se siente en la silla presidencial va conocer las limitaciones que tiene, la realidad de sociedades y naciones muy agresivas, la realidad del terrorismo (para no ir coqueteando con él). Va a conocer que la economía se mueve en los centros financieros globales. Desde mi punto de vista, EEUU seguirá siendo la economía más poderosa del mundo por un buen rato, porque tiene esos liderazgos en su sociedad, en sus centros de investigación.

-Acaba usted de decir que confía en la propuesta migratoria de McCain. Pero fueron precisamente los republicanos quienes aprobaron la ampliación del muro entre EEUU y México...

-Bueno, pero yo no distinguiría que fueran los republicanos. El Congreso está muy dividido en EEUU, hubo también votos demócratas. Me parece una equivocación histórica, garrafal, que el líder de la globalización haya optado por aislarse y por encerrarse detrás de un muro. Es una vergüenza que la nación que derrumbó el muro de Berlín y las vallas en los mercados ahora esté construyendo muros. Eso le va a pesar mucho a EEUU. Todos al final somos inmigrantes, aquí en Sevilla los árabes, en México los españoles, EEUU es una nación construida por inmigrantes...

-¿Se sintió presionado por EEUU para apoyar la guerra de Irak?

-No presionado, son análisis y evaluaciones detalladas que hay que hacer desde todos los ángulos. Yo estoy satisfecho de haber apostado por el multilateralismo, de haber defendido a la ONU, que debió ser la única responsable en el caso de Irak. Muy desafortunadamente, EEUU, by pasión, le dio la vuelta a las Naciones Unidas y se metió directo en el pecado y llegaron las consecuencias. Y ahí está el presidente Bush que, siendo muy amigo mío, y lo digo con profunda tristeza por lo que ha sucedido, tiene los niveles de reconocimiento más bajos de la historia. La lección es que para eso creamos la ONU, para que se haga cargo de los conflictos, de los problemas entre naciones, responsable de la armonía que debe existir entre todos los países del mundo.

(Lea la entrevista completa en la versión impresa de El Correo de Andalucía).

  • 1