Local

'No voy a defender a mi país con el pene, sino con mi alma'

Aitor, un hombre transexual de 29 años declarado no apto por el Ejército por carecer de órganos sexuales masculinos, anunció que "en cuestión de días" prevé ser militar porque "con el pene no voy a defender a mi país".

el 15 sep 2009 / 23:38 h.

TAGS:

Aitor, un hombre transexual de 29 años declarado no apto por el Ejército por carecer de órganos sexuales masculinos, anunció que "en cuestión de días" prevé ser militar porque "con el pene no voy a defender a mi país".

Tras la orden que modifica los requisitos médicos para el acceso y permanencia en las Fuerzas Armadas, que entró ayer en vigor, el transexual señaló en rueda de prensa que espera cumplir su "sueño" de entrar en el Ejército cuando haga las pruebas correspondientes, lo que prevé hacer en cuestión de días. Aitor explicó que "con el pene no voy a defender a mi país, eso desde luego, lo voy a defender con mi alma, mi corazón y con mis ganas de luchar".

Aitor, que fue rechazado dos veces en su intento de ingresar en el Ejército por carecer de órganos genitales masculinos, dijo que le gustaría entrar en la agrupación de sanidad, en caballería o en la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Huérfano de padre, destacó que su hermana y su madre están "más contentas que yo" por la modificación de la orden, y agregó que para entrar en el Ejército aún debe superar varias pruebas.

La primera vez que pidió entrar en las Fuerzas Armadas hizo la revisión médica y la psicotécnica, pero no le dejaron hacer las pruebas físicas, según precisó, y la segunda vez, "en la revisión médica ya no me dejaron más opción" y lo rechazaron.

La convocatoria de Aitor ante la prensa, desarrollada en la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA), se realizó tras modificar la orden en la que se explica que la falta total del pene o de testículos deja de ser motivo de exclusión a la hora de ingresar en el Ejército, según una Orden Ministerial de Presidencia publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La presidenta de ATA, Mar Cambrollé, explicó que esta orden afectaba a cualquier hombre con un problema en sus genitales, "algo que consideramos irrelevante".

  • 1