Local

'No voy a ir a Turquía aunque tengo la conciencia muy tranquila'

Adriana Espinosa, estudiante de Periodismo que se enfrenta el próximo 1 de julio a un juicio acusada de 'dirección, preparación y participación en concentraciones ilegales' pro kurdas, ha decidido 'no volver a Turquía, aunque tengo la conciencia muy tranquila'. La joven, de 24 años, ya tiene un abogado turco que la representará.

el 16 sep 2009 / 04:29 h.

TAGS:

c. muñoz n sevilla

Adriana Espinosa, estudiante de Periodismo que se enfrenta el próximo 1 de julio a un juicio acusada de "dirección, preparación y participación en concentraciones ilegales" pro kurdas, ha decidido "no volver a Turquía, aunque tengo la conciencia muy tranquila". La joven, de 24 años, ya tiene un abogado turco que la representará.

Adriana, estudiante erasmus de la Hispalense, tiene claro que va a pelear para resolver su situación legal en Turquía. "No se trata de hacer borrón y cuenta nueva", explica Adriana, arropada por la delegación de alumnos de Periodismo. Por eso, aunque no vaya a ir al juicio, quiere defender su inocencia, mantener su expediente limpio de antecedentes -"porque me quiero dedicar al periodismo internacional", subraya- y poder volver algún día a Turquía. "Es lo que más pena me da. Es un país precioso donde he dejado un montón de amigos y donde he convivido con la gente sin problemas", narra.

Adriana llegó a Gaziantep el 15 de septiembre de 2008 y un mes después participó en una manifestación pro kurda que le supuso una acusación por "propaganda del terrorismo", que fue desestimada. Pero el fiscal mantuvo los cargos por "dirección, preparación y participación en concentraciones ilegales". Adriana se enfrenta a hasta cinco años de cárcel, tal y como adelantó ayer este periódico. Éste es el relato sucinto de los hechos, al que Adriana añade múltiples matices.

El primero y para ella más importante es que participaba en la manifestación porque estaba recabando datos de cara a un trabajo de investigación sobre la libertad de prensa. "Pensé que en la protesta podría entrar en contacto con otros periodistas y conocer de primer mano lo que allí ocurre", se justifica. Y añade: "Los documentos que requisó la Policía de mi ordenador, todos obtenidos de páginas legales para el Gobierno, eran sobre la historia de Turquía y el conflicto kurdo".

¿Sabías algo sobre el DPT (Partido de la Sociedad Democrática) y el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán)? "Tenía muy pocos conocimientos -aclara Adriana-", para la que esta falta de información debería ser suplida por la Universidad. Se lamenta de que nadie le avisó del peligro que corría al participar en una manifestación y se pregunta: "Cuando te dan una erasmus crees que el destino cumple una serie de requisitos políticos y legales. Soy mayor de edad y me responsabilizo de mis actos, pero le pido a la Universidad que reconozca que las condiciones políticas de Turquía han tenido mucho que ver en lo que me ha sucedido". De hecho, Adriana -la penúltima de una familia con cuatro hermanos-, se sumergió en las costumbres del país: "Abandoné el escote y me puse camisas con mangas", recuerda.

El frente judicial no es el único que tiene abierto. Debe aclarar también su futuro académico. En Gaziantep cursó el primer semestre con muy buenos resultados, pero el segundo semestre es para Adriana una incógnita. Está en quinto de carrera y tendrá que ir a septiembre para intentar acabar todas las asignaturas.

  • 1