Local

Noche de contraste

El Señor del Gran Poder hará estación penitencial esta madrugada sobre el paso restaurado en los talleres del IAPH.

el 05 abr 2012 / 12:37 h.

TAGS:

Llega la Madrugá. Es la jornada de la Semana Santa más esperada por todos los cofrades, y no cofrades, en la que el ruan y las túnicas de capa se conjugan de tal manera que convierten a las cofradías sevillanas en el centro cofrade del país. Es la noche de las cofradías de centro y de barrio. Es la noche de la música de capilla, de los pasos que caminan al son del racheo de alpargatas de esparto y de las bandas de cornetas y tambores. Es la noche de los capataces silentes y de las cuadrillas que son ovacionadas por el pueblo. Es la noche de Sevilla. Y se llama Madrugá.

Durante más de doce horas, seis hermandades llegarán a la Catedral para postrarse ante el Santísimo Sacramento -principal y única finalidad de las cofradías-. Para esta jornada, no hay previstas grandes novedades en lo que se refiere tanto a recorridos como a horarios. Ni tampoco habrá grande estrenos, salvo la excelente restauración del paso del Señor del Gran Poder, que miles de sevillanos ya han podido contemplar durante la exposición que ha estado habilitada en la sede central de Banca Cívica Cajasol en la plaza de San Francisco. También será la primera vez que salgan mujeres nazarenas en la hermandad de El Silencio, después de que el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, lo obligara por decreto el pasado año zanjando de golpe el largo e histórico debate que había al respecto en el seno de las hermandades -aunque para entonces solo quedaban tres que no permitían la salida de las hermanas-. Un sueño hecho realidad para numerosas hermanas de la Primitiva que la lluvia decidió unilateralmente aplazar hasta esta Semana Santa. Durante la Madrugá, y según lo acontecido durante los últimos años, las Fuerzas de Seguridad deben estar más pendientes de lo habitual debido a que son muchos los que se desplazan al Centro no para disfrutar de las cofradías, sino para vivir la jornada de una manera que acaba por incomodar a los diferentes cortejos, según se ha podido comprobar durante los últimos años.

Por ello, el plan de seguridad para esta noche controlará al máximo el perímetro de cuatro kilómetros en el que están las seis hermandades de penitencia entre las 2.30 y las 5.30 horas de la Madrugá. Además, los efectivos deberán poner especial atención al paso de la Esperanza de Triana por el puente de Isabel II y por Reyes Católicos, donde debe comprimirse al máximo para que el Gran Poder pueda salir de Zaragoza hacia la calle Gravina en su camino de vuelta hacia el barrio de San Lorenzo.

Otro punto conflictivo es el paso de la Macarena por la calle Trajano camino de la plaza del Duque, donde también se forma una gran aglomeración de público debido a que El Silencio ya baja por Javier Lasso de la Vega camino de la Real Iglesia de San Antonio Abad. Desde la Macarena llegarán nuevamente la Esperanza y el Señor de la Sentencia, que este año estrena nuevo capataz, Ernesto Sanguino. En esta ocasión, la cofradía ha decidido modificar levemente su recorrido de vuelta y recuperará el rodeo por la plaza de la Encarnación en lugar de pasar para el arco que forman las setas de Metropol Parasol.
Por su parte, desde la Magdalena procesionará el orden hecho cofradía. La compostura de los nazarenos de la hermandad del Calvario, las colas por fuera del ancho esparto y los pasos sin acompañamiento musical trasladarán al cofrade a tiempos pretéritos. La hermandad, además, estrenará este año la restauración de los hachones del paso de Cristo, realizada en los talleres de Orfebrería San Juan, y de los respiraderos del mismo paso, a cargo de los priostes de la junta de gobierno.

Para cerrar la jornada, la hermandad de Los Gitanos volverá, ya en su camino de regreso tras salir de la Catedral, a visitar la parroquia de San Román con motivo de los 75 años de la hechura de la Virgen de las Angustias, obra de José Manuel Rodríguez.

  • 1