Economía

Nóminas y pensiones bajan en enero al eliminar los 400 euros

Las retenciones por IRPF regresan al mismo nivel de hace dos años

el 28 ene 2010 / 22:00 h.

Los 400 euros se dejan sentir en la pensión.

Quienes hayan recibido ya su pensión o nómina y quienes están pendientes de ellas en estos días de final de mes se llevarán una desagradable sorpresa porque verán menguar la cantidad neta a ingresar, a pesar de que enero suele ser un mes de subidas, bien por las actualizaciones de las pensiones o de los salarios -en el primer caso por ley y en el segundo si está pactado en el convenio-.

La razón hay que buscarla en los ya famosos 400 euros que, al igual que llegaron a los bolsillos de millones de contribuyentes y pensionistas hace dos años de forma inesperada, ahora se marchan de la misma manera. Aunque lo peor de todo, como indica José Miguel Amuedo, profesor de Política de Empresa de la escuela de negocios Instituto Internacional San Telmo y experto en fiscalidad, es que ahora nos hemos acostumbrado a ellos. No obstante, no todos los perderán. Hagamos un repaso de lo que ocurrirá a partir de ahora con ese dinero y quién seguirá disfrutando del mismo.


¿Por qué baja la pensión cuando suele subir en enero?

Dos circunstancias concurren para los pensionistas. La primera de ellas es que con efecto desde el 1 de enero de 2010 quienes se beneficiaban de la deducción de 400 euros han dejado de hacerlo. Es decir, en su pensión comprobará que el tipo de retención que se le practica en concepto de IRPF ha subido en comparación con el año anterior, de manera que dejará de ingresar unos 33 euros mensuales -cifra que resulta de prorratear en doce meses los 400 euros de la deducción- y que, durante dos años, percibía vía menos retenciones.

La segunda cuestión es que las pensiones se revisan en enero conforme al IPC (Índice de Precios al Consumo) que marca el mes de noviembre del año anterior. Así pues, para 2010 regía un IPC del 0,3%, muy por debajo del 2% que anualmente suben las pensiones conforme al objetivo de inflación del 2% que estipula el Gobierno. En enero tradicionalmente las pensiones reciben una paga para compensar la subida de los precios siempre que el IPC de noviembre se sitúe por encima de ese 2%. Como en 2009 quedó por debajo, los pensionistas ganaron poder adquisitivo.

¿Pero las pensiones se han revisado?
A finales de diciembre, el Gobierno dio a conocer las subidas de las pensiones para 2010, aunque debido a la crisis el esfuerzo por aumentarlas se ha centrado en las pensiones mínimas -que experimentarán un incremento medio del 4%, ya que se establecen subidas de entre el 2% y el 4,87%, según los tipos de pensión- y las que afectan a colectivos más específicos. Las contributivas, aquéllas que disfrutan más de ocho millones de personas en España, subirán un 1%, tal y como informa la carta que están recibiendo estos días.

¿Y qué es lo que ocurre con las nóminas?
Pues lo mismo que con las pensiones. Los trabajadores que durante dos años se han beneficiado de la deducción de 400 euros anuales dejarán de recibirla desde este mes, con lo que notarán que cobran unos 33 euros menos mensuales, vía aumento de retenciones.

¿Quiénes siguen con la educación?

El Gobierno hace una excepción para que las rentas más bajas sigan notando ese ligero alivio en el bolsillo, contrariamente a lo que ocurría cuando aplicó la ayuda de los 400 euros, ya que, independientemente del nivel de renta, se disfrutaba de esa deducción (o lo que es lo mismo, se beneficiaba tanto un mileurista como un presidente o consejero delegado de una gran empresa).

De esta manera, y según recuerdan fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda, seguirán deduciéndose esa cantidad las personas que tengan un base imponible hasta un máximo de 8.000 euros. Y quienes cuenten con una base imponible de entre 8.000 y 12.000 euros, la deducción de 400 euros se irá reduciendo de forma progresiva.

De vuelta, pues, a lo que ocurría hace dos años...

En efecto, lo que varía en la nómina o pensión es el tipo de retención por IRPF que aparece, que regresa al mismo nivel de hace dos años, justo antes de que el Gobierno de Zapatero aprobase los 400 euros. Según recuerdan desde el departamento que comanda Elena Salgado, se decidió entonces optar por esa fórmula -vía menores retenciones- para que la ayuda llegase a todos y, al eliminarse, se regresa al escenario anterior.

El objetivo es que las maltrechas cuentas públicas se repongan con una gran parte de los 6.000 millones de euros que costó la aplicación de esa medida que, según la estimación del Gobierno, ha beneficiado a 15,5 millones de trabajadores por cuenta ajena y pensionistas y a 850.000 autónomos.

Toca balance ¿Han servido para reactivar el consumo?
No. José Miguel Amuedo se muestra rotundo. Aunque el objetivo perseguido era compensar en parte el hundimiento del consumo, los ciudadanos no salen a comprar más por tener un euro más al día en el bolsillo, razona, sino en base a las expectativas, cuando creen que las cosas irán mañana mejor que hoy. De hecho, se ha comprobado que la medida no ha tenido un impacto significativo en el consumo, sino todo lo contrario, se ha disparado la tasa de ahorro (hasta un 20% de la renta bruta), y además no lo han notado los bienes duraderos (que requieren mayor gasto). Sí ha tenido más éxito, compara Amuedo, el Plan 2000E, porque suponía la ayuda directa a un producto como son los coches y, como medida temporal, ha surtido el efecto buscado.

  • 1