Local

Normalización democrática

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, dieron ayer un paso decisivo hacia la normalización democrática. Lo lógico en un sistema como el español es que el Ejecutivo y el principal partido de la oposición dialoguen y alcancen pactos en materias de Estado. Lo anormal era la situación que se mantenía hasta ayer.

el 15 sep 2009 / 08:31 h.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, dieron ayer un paso decisivo hacia la normalización democrática. Lo lógico en un sistema como el español es que el Ejecutivo y el principal partido de la oposición dialoguen y alcancen pactos en materias de Estado. Lo anormal era la situación que se mantenía hasta ayer.

De la reunión salió un acuerdo para desbloquear la Justicia (Tribunal Constitucional y Consejo General del Poder Judicial) a partir de septiembre. Igualmente, acordaron varios aspectos en la lucha conmtra el terrorismo: instar a las administraciones a retirar los símbolos que enaltezcan a l os terroristas y modificar la ley que afecta al patrimonio de éstos, quienes generalmente eluden hacer frente a las indemnizaciones que les impone la Justicia por sus crímenes. Son, sin duda, las dos materias más relevantes sobre las que avanzaron ayer Zapatero y Rajoy, al margen de la economía.

Más allá del alcance de los acuerdos -el bloqueo de la renovación de los órganos judiciales es el paradigma de la irracionalidad y el sectarismo- lo más importante es que Rajoy parece comprometido con la nueva etapa que se ha marcado el PP tras su último congreso. La búsqueda del centro político, de la moderación, sólo llega por este camino. Rajoy acrecentará su perfil de hombre de Estado frente al gamberrismo institucional que practicó el PP durante el anterior mandato. Pero, sobre todo, los pactos de Estado benefician al conjunto del país y al sistema político, que se refuerza mediante el entendimiento de los partidos que ocupan la centralidad de la acción política e institucional.

Por supuesto que PSOE y PP mantendrán disensos en importantes materias. Forma parte del juego. Lo que no está escrito en las normas básicas es el sabotaje a la acción del gobierno y el bloqueo de las instituciones básicas del Estado. Buen paso. Tan difícil no era.

  • 1