Economía

Nozar suspende pagos al no lograr refinanciar 700 millones de deuda

Nozar se sumó ayer a la lista de grandes inmobiliarias en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), en la que ya están Martinsa-Fadesa, Habitat o Tremón, tras no haber fructificado las negociaciones para refinanciar su deuda de 700 millones de euros.

el 16 sep 2009 / 08:34 h.

Nozar se sumó ayer a la lista de grandes inmobiliarias en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), en la que ya están Martinsa-Fadesa, Habitat o Tremón, tras no haber fructificado las negociaciones para refinanciar su deuda de 700 millones de euros.

Nozar, al igual que su filial Lena Construcciones, presentó ayer concurso voluntario de acreedores ante el juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid después de haber mantenido durante cuatro meses negociaciones con los bancos para refinanciar su deuda y para lograr otros 70 millones adicionales para el capital circulante de la inmobiliaria.

Ayer acababa el plazo que tenía para lograr que la banca apoyara su refinanciación, si bien la exigencia de avales que respaldasen la operación fue uno de los muros que frenó su culminación. Eso, junto a la pretensión de la inmobiliaria, que propuso a sus acreedores una quita de hasta el 50%.

No fue posible a pesar de que los bancos vieron esta semana cómo las negociaciones estaban ultimándose y se llegaba a un acuerdo para firmar el plan y prestar 70 millones, que en gran parte acabarían destinándose a los intereses de la refinanciación de la deuda. Pero aspectos como la "calidad" de los avales de la operación y la quita pretendida por Nozar impidieron la operación, explicaron fuentes financieras.

Algunos de los bancos destacaron en la negociación que no se podría ultimar el acuerdo sin garantías adicionales que respaldasen la operación -avales y activos, como terrenos y promociones-.

Y es que muchos de los activos que podría esgrimir Nozar como avales están pignorados (dados en prenda) o hipotecados en otras operaciones, por lo que no sirvieron para respaldar la refinanciación y fueron utilizados como argumento de las entidades más reticentes al plan para forzar el concurso.

La compañía había conseguido 55 de los 70 millones que necesitaba, mientras que, a pesar de que se había alcanzado un "preacuerdo" para apoyar el plan, la banca no pudo cerrarlo al no poder aportar Nozar las "garantías necesarias".

Además, según fuentes financieras, la mayor parte de la deuda de Nozar es con Hacienda y con un número elevado de acreedores que no son bancos, si bien éstos llegan a la treintena. El grueso de los 700 millones de deuda la sostiene con otros empresarios del sector, como Luis Portilllo y Enrique Bañuelos, indicaron a Europa Press fuentes del mercado.

En cuanto a la deuda financiera, la mayor parte del pasivo lo soporta Royal Bank of Scotland (RBS), con unos 100 millones, y también figura como acreedor Caja Castilla-La Mancha.

El resto de entidades son Banco Pastor, JP Morgan, Banesto, BBVA, Banco Popular, Banco Sabadell, Barclays, Eurohypo, Natixis, Banco Espirito Santo, Caja Madrid, Caja Duero, Caja Galicia, Unicaja, Ibercaja, Cajastur, La Caixa, Cajasur, Vital Kutxa, Kutxa, Caixa Sabadell, Banco Caixa Geral, Cajamar, Caja Segovia, BBK, Caja España, Caja Granada y Caja de Ahorros de la Inmaculada.

Nozar y su filial Lena creen que la solicitud de concurso ayudará a resolver los problemas de liquidez y actividad que sufren.

En una carta enviada por la dirección de Lena a sus empleados a la que ha tenido acceso Efe, señala que la actuación de Avalatransa ha perjudicado las negociaciones y la imagen y marca del grupo, "produciendo anulaciones de ventas y otro tipo de daños".

En marzo, Avalatransa interpuso una demanda de concurso necesario, que fue desestimada, por insolvencia contra Nozar y Lena.

  • 1