Deportes

Nsaliwa no aportó su presunto contrato con el Betis

El club confía en que lo absuelvan de pagar 900.000 euros al malabo tras la vista celebrada ayer en los Juzgados de lo Social.

el 12 abr 2011 / 21:28 h.

Tam Nsaliwa, el 13 de agosto, cuando pasó el primer examen médico.
El juicio por la demanda del malabo Tam Nsaliwa contra el Betis por incumplimiento de contrato y despido improcedente quedó ayer visto para sentencia en los Juzgados de lo Social de Sevilla. La vista había sido fijada para el 26 de enero, pero el abogado del futbolista, fichado por la Ponferradina en el mercado invernal, solicitó su aplazamiento tras la entrada del Betis en concurso de acreedores. Nsaliwa pide 900.000 euros por el contrato de tres años que, según él, firmó en agosto de 2010 con el club verdiblanco, que anunció el fichaje en su web y luego lo desestimó alegando falta de acuerdo.

La clave del caso es que no hay ningún contrato firmado por Nsaliwa y el Betis, lo cual hace que los juristas verdiblancos sean optimistas y confíen en una sentencia absolutoria. El jugador africano, con pasaporte canadiense, se presentó ayer en los juzgados del edificio Noga con su abogado pero sin su agente, para sorpresa de los representantes béticos (Óscar Arredondo y Eduardo González Biedma). Y, sobre todo, acudió sin un documento que probase que llegó a tener un vínculo laboral con el Betis. "Sólo ha traído un papel firmado por él mismo, pero no por el Betis, y además sin acuse de recibo en el club", explica el consejero Biedma. "No ha acreditado que hubiese contrato. Su abogado dice que alguien le dio instrucciones para que se entrenara con el Betis B, pero no lo ha probado. Y deducir de eso que hay un principio de relación laboral...", añade.

Lo que hizo el Betis en verano, según se desveló durante la vista, fue preservar la intimidad del futbolista y no dañar su imagen. La verdadera razón por la que rechazó el fichaje de Nsaliwa fue una lesión de tobillo que, según los médicos, desaconsejaba su fichaje por tres temporadas con 28 años ya cumplidos. Así lo expuso el doctor Tomás Calero, testigo del Betis en este caso. En su día incluso se dijo que Nsaliwa sufría problemas de corazón, pero no era así: tras el primer examen al que fue sometido en Sevilla, el hospital sugirió que se le realizase una nueva exploración cardiaca y en ella se vio que no había ninguna patología. Lo que sí advirtieron los médicos fue esa lesión de tobillo, pero no la hicieron pública para no interferir en una eventual negociación del mediocampista con otro equipo.

  • 1