lunes, 18 febrero 2019
15:50
, última actualización
Cofradías

«Nuestra intención es volver a abrir el camarín diariamente»

Enrique Esquivias, hermano mayor del Gran Poder, pide "respeto" a las creenciasde las hermandades y la Iglesia

el 30 jun 2010 / 18:19 h.

Enrique Esquivias, hermano mayor del Gran Poder.

-Supongo que aquella noche respiraría algo más tranquilo cuando conoció que se trataba, aparentemente, de la obra de un demente.
-Demente o no, parece que es un hecho aislado y eso tranquiliza. Por un lado tranquiliza el saber que no hay nada orquestado. Por otro lado, te preocupa que un hecho aislado puede ocurrir en cualquier momento, de ahí que vayamos a tomar medidas para que no nos suceda más.


-Mañana será la primera vez que se abra el camarín a los fieles tras la agresión. ¿Cambiará el funcionamiento?
-El camarín se va a abrir exactamente igual que se ha abierto siempre. Quizás extremaremos las medidas de vigilancia, pero los devotos podrán acceder como siempre. Insisto en que esto es una solución provisional hasta que encontramos una más definitiva, porque nuestra intención es volver a abrir el camarín diariamente.


-¿No resulta incómodo besar al Señor con un vigilante detrás?
-No. Creo que no. El vigilante estará allí simplemente para impedir que suceda nada y sin que tenga que intervenir para nada. Se convertirá en un elemento más del camarín.


-¿Hasta cuándo permanecerán esas medidas preventivas?
-Hasta que encontremos las definitivas. Los expertos en seguridad nos dirán cuál es la mejor forma, de qué modo, si hay que poner una mampara más grande detrás del Señor, cómo hay que ponerla para que no incida mucho en la cuestión estética...

-Hay quien no acaba de entender que la hermandad no ejerza la acusación particular en el proceso judicial...

-Hay que partir de una base: que el perdón que ejercemos como cristianos no está reñido con la justicia. Si este señor es penalmente responsable de algo, que se le condene, y si hay alguna circunstancia que lo exima de la responsabilidad penal o que sea atenuante, pues que se le aplique. Simplemente, queremos que se aplique la justicia con total objetividad. Nos preocupa que todavía no se le ha imputado ningún delito, en contra de lo que se ha dicho. De momento se le han imputado unos hechos; ya llegará el momento de calificar esos hechos y tipificarlos en el Código Penal. Entendemos que esto ha sido sobre todo, en concurso con otros, un delito contra los sentimientos religiosos. Ahora bien, dicho esto, creemos que la hermandad como tal no pintaba nada ejerciendo una acusación particular en un procedimiento penal. Con independencia de que, por supuesto, reclamemos lo que a la hermandad le corresponda legalmente por los perjuicios sufridos.

-El agresor estuvo un día antes en la Basílica inspeccionando el camarín. ¿Le ha llamado la atención esa actitud?

-Bueno, incluso podría pensarse que el día antes tenía intención de hacerlo. Por algún motivo lo desechó y lo hizo el día después. Eso lo único que demuestra es una premeditación. La imágenes grabadas por las cámaras de seguridad están ya a disposición judicial.

-¿Se ha interesado la hermandad por ahondar en la biografía del agresor, en su entorno familiar?

-No, no sabemos nada de él. Como parece que este señor tiene antecedentes familiares en Guadalcanal, sí hemos recibido muchas muestras de apoyo de ese pueblo y una de ellas del propio alcalde.

-¿Por qué no han venido los Cruz Solís a ver al Señor?
-Porque no ha sido necesario. Llamamos esa noche a Luis Álvarez Duarte por cercanía. Aparte de ser un imaginero y restaurador de reconocida solvencia, Luis conoce perfectamente la imagen y ha participado en las comisiones de las dos restauraciones que se le ha hecho a la imagen. Él está en perfecta sintonía con los Cruz Solís. A la mañana siguiente, cuando hablamos con ellos, le explicamos de lo que se trataba y tanto Raimundo, Isabel como Joaquín nos dijeron que era perfectamente subsanable por parte de Luis. Ya cuando vengan la próxima vez a Sevilla le echarán un vistazo.


-De todo lo que ha visto y ha tenido que escuchar en estos días ¿qué le ha dolido más?
-Nada en especial. En general, tanto las autoridades, las instituciones, como los medios han tratado el tema con muchísimo respeto, y las excepciones no vale la pena comentarlas.


-Hay quien ha calificado la agresión de mero "accidente".
-El accidente normalmente es un hecho fortuito, culposo, pero nunca doloso. Si se referían a que es un hecho aislado, ojalá lo sea.


-¿Entiende la polémica originada por las palabras del arzobispo en la misa acción de gracias celebrada por la reposición al culto del Señor?
-Lo que dijo el arzobispo son cosas que todos sabemos y que a todos nos conviene recordar siempre: que las imágenes son vehículos para llegar a Dios y que a Dios lo tenemos realmente en el Sagrario. En eso se podría resumir lo que dijo el señor arzobispo y eso todo creyente lo sabe perfectamente.


-¿A usted no le chirrió?

-Al contrario; le damos las gracias al señor arzobispo por querer acompañarnos en esa misa.


-¿Qué ha sacado de bueno la hermandad de todo esto?
-De un hecho así es difícil sacar algo bueno. Digamos que hemos constatado una vez más la repercusión que tiene la devoción al Señor en todas partes. Las muestra de cariño nos han llegado de toda España, incluso fuera de ella. Ojalá esto sirva para que se puedan evitar sucesos parecidos en un futuro y quede claro que las hermandades y la Iglesia lo único que pedimos es respeto a nuestras creencias, convicciones y manifestaciones religiosas. Nada más.

  • 1