sábado, 23 marzo 2019
21:31
, última actualización
Local

Nuestras vidas son los ríos

Cervecería Urbión (Nervión). ¿Por qué llegar a casa sin tomar una cerveza, sin la luz del mediodía tamizada de rubio?

el 22 may 2014 / 21:03 h.

TAGS:

Arriba, el personal encargado de la Cervecería Urbión. Abajo, una imagen del interior del establecimiento. / fotos: JC Arriba, el personal encargado de la Cervecería Urbión. Abajo, una imagen del interior del establecimiento. / fotos: JC Hace diecinueve años abrió esta cervecería en la calle Urbión, hacia el Sur de Nervión, entre dos ríos, eso es Urbión en los dialectos, diferentes y arcaicos, de los valles vascos. Ese frescor norteño que nada tiene que ver con el sol de mediodía que calienta nuestra ciudad y nos empuja a disfrutar de una cerveza fría y bien tirada allá entre Ramón y Cajal y El Juncal, una esquina amplia, cómoda, propicia para la tertulia cervecera. Fue el tío del actual propietario, Paco Rubio, quien abrió el negocio, Paco, cocinero vocacional, se quedó con las riendas del tema, y convirtió lo que podría haber sido una cervecería más de azulejos blancos y luces deslumbrantes en algo más. Aquí reina el bacalao, y eso que la carta, a pesar de no tener cocina elaborada, no es corta precisamente, montaditos, fritos y mariscos, menudean en la lista con variedad y calidad. En temporada hay caracoles. Los gasterópodos hemos optado por no probarlos porque este año la cosa está, de momento, cortita con sifón, aquí, hasta que el uno de San Román no dice aquíi estoy yo, no hay nada que hacer. Hablando de sifón, tiene la Cervecería Urbión un vermouth del Condado de Huelva digno, a granel, con rodaja de limón y sifón de los de antes, esto ya merece el viaje a estas tierras que huelen a palanganeo, aunque, gracias a Dios, hemos contactado, en tan zona inhóspita con elementos verderones de buena catadura. Lo que de verdad tiene buen catar es la Manzanilla Barbiana a granel que se sirve en esta casa, sobresaliente cum laude, con permiso de la rubia de Nervión, bien tirada, fría y ligera como debe de ser. Dice Paco que lo suyo es el bacalao, bueno pues por él nos decantamos, lo tienen en varias versiones, lagrimitas, tacos fritos, pavías, ésta no está mal, más esponjosa que crujiente, que creemos es como debería ser, quiero decir crujiente, claro, y casera, en fin, el lomo blanco está en buen punto de sal y es sabroso, no es poco. Los dados fritos de bacalao bastante mejor, esos lomos blancos en su punto de sal y de fritura. No podemos decir lo mismo de las tortillitas de camarones, de tamaño XXL pero más densas que ligeras, como a pavía, más esponjosas que crujientes, con ese aceitillo que se te queda en la garganta. Como no podía ser menos en una cervecería de este tipo hay buen marisco de Huelva, gambas blancas, patas rusas, cañaillas, quisquillas. También hay chacina de la buena, lomito ibérico, jamón, salchichón, morcilla de hígado, también chicharrón de Cádiz y frito, así como queso viejo puro de oveja y en aceite. recetas bar urbionSe dijo ya que los fritos son los reyes de las tapas calientes aquí, las citadas lagrimitas de bacalao (2,00 euros), los tacos de bacalao (2,25 euros), las pavías de bacalao (2,25 euros), las gambas fritas (2,00 euros), los chocos fritos (2,25 euros), las huevas fritas (2,25 euros), las tortillitas de camarones (2,25 euros), las croquetas de bacalao (2,00 euros), el pollo empanado (2,00 euros), o las puntillitas (2,25 euros). Los salazones también son materia importante de la carta, jugosa y con buen sabor es su mojama, servida con buen chorro de aceite de oliva y unas almendras que no estorban (2,25 euros), también la hueva seca de Maruca (2,00 euros), y el bacalao seco (1,30 euros), esa tira de bacalao tan sevillana y tan cervecera, como se puede pedir en locales de rancio abolengo cruzcampero. La parroquia es lugareña, clientes del barrio que piden cerveza fresca, un vino de Jerez, un rioja, porque los vinos también se cuidan en Urbión. Buena barra, grande, mesas y unos ventanales abiertos a la calle donde una buena acera permite tener una amplia terraza para disfrutar de la calle, las copas, las tapas y la tertulia, bar de barrio, donde encontrar la postura acomodada de las horas sevillanas muertas en sobremesas sin prisa. Por las paredes fotos marineras, cofrades, y barriles... testigos de cómo la Cruzcampo, fría y en vasos de templado vidrio, nos hacen soñar con mediodias de blanca espuma. Y si no, pues un mollete con pringá de La Algaba.

  • Domicilio: C/Urbión, 2. 41005 Sevilla.
  • Horario: De 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 24:00. Cierra martes
  • Teléfono: 954 703 342.
  • Propietario: Francisco Javier Rubio Seva.

  • 1