Economía

''Nuestro material de corcho lo utiliza la OTAN para transportar munición''

El propietario de Subertres patentó un material cuya base es el polvo de corcho que se puede aplicar al revestimiento de edificios o a la automoción, entre otros. El producto triunfa en el exterior y este italiano afincado en Sevilla espera abrir nuevos mercados, como EEUU

el 16 sep 2009 / 04:10 h.

-¿Qué es Subertres y que tiene de novedoso?

-Es un producto al que se le han transferido todas las propiedades del corcho. Se puede aplicar a revestimiento de fachadas, encapsulamiento de uralitas y a la impermeabilización de cubiertas, así como al aislamiento térmico y acústico en general. Además, es antihumedad y antisalitre y decorativo, ya que se puede aplicar a cualquier tipo de superficies. Es una patente personal.

-¿Hay algo parecido en el mercado?

-No, como no sea algún plagio de nuestra patente. Es un producto que tiene muchas propiedades y es duradero en el tiempo.

-¿Cómo está funcionando?

-El producto está gustando y prueba de ello es que desde 2004, cuando nació la sociedad y se instaló en Coria del Río (aunque la patente está desde 2000), el negocio se ha ido duplicando cada año, algo que también esperamos que ocurra durante este ejercicio, porque nos hemos acercado a países que han padecido de una forma menos impactante la crisis. Abarca a un amplio abanico de sectores, como la construcción o la automoción.

-¿Cómo funciona la empresa en el mercado internacional?

-En Europa tenemos un importador como mínimo en cada país y cada uno de ellos cuenta con un número indefinido de distribuidores. Hemos llegado, además de a la Unión Europea, a países del Este, como Georgia y también a Rusia. En otro de los lugares donde hemos desembarcado con nuestro producto es Centroamérica, de hecho contamos con un centro logístico para facilitar la distribución en Panamá, que también cubre a México. En total, vendemos en 27 países y esperamos abrir seis o siete mercados nuevos este año. El 82% del negocio se genera en el exterior.

-¿Cuáles son sus objetivos inmediatos de expansión?

-Queremos llegar a los países árabes y vamos a tomar contacto con ellos a través de una feria. Hemos iniciado recientemente un contrato con Venezuela y otro de nuestros objetivos a corto plazo es EEUU, país que vamos a incorporar este año. Ya hemos hablados con importadores para Florida, Miami y Nueva York, aunque para entrar allí hay que pasar muchos trámites. Luego, eso sí, el mercado se amplía mucho. Precisamente estas nuevas apuestas son las que van a favorecer que dupliquemos el negocio en 2009, ya que las ventas superarán los dos millones este año.

-¿Es posible para ustedes llevarlo a los países emergentes?

-Sí. Hemos mantenido contactos recientemente con Pakistán y con la India. China también estaba interesada, pero lo hemos dejado de lado, al menos por ahora, porque allí tendríamos que abrir un centro logístico y no podemos hacer frente a eso. El que mucho abarca poco aprieta.

-¿La crisis del sector de la construcción le afecta?

-No, al contrario, ya que nuestro producto está indicado para la rehabilitación de edificios. Los promotores no suelen contar con materiales como el nuestro para sus obras, ya que es relativamente caro. Al final, el coste lo tienen que asumir los clientes de las viviendas, cuando aparecen grietas en sus paredes o manchas de humedad. Con él se ahorra el 50% de gasto eléctrico, por ello queremos desarrollarlo en EEUU, para beneficiarnos del Plan Verde de Obama.

-¿También se dedica Subertres a aplicarlo en las superficies?

-No, porque de esa manera le haríamos la competencia a nuestros propios distribuidores, y no nos merece la pena. Todo lo que hemos logrado con este negocio ha sido a través de nuestro esfuerzo, porque no hemos recibido ningún crédito del ICO ni ayuda alguna de las instituciones.

-¿Qué firmas tiene como clientes?

-Entre las más importantes se encuentra Trenitalia, ya que se aplica a los ferrocarriles. También Enel, para el revestimiento de las cabinas donde se encuentra el gas. La OTAN y la ONU están entre nuestros clientes, para la anticondensación de los contenedores de hierro que usan como centros logísticos y de comunicaciones y también para los que utilizan para transportar la munición, para que no se oxiden los proyectiles.

-¿Por qué decidió que Coria del Río fuera la sede?

-Vivo cerca y, además, es un polígono tranquilo que está bien conectado con las vías de transporte y tiene buen acceso para los camiones. Las materias primas que utilizamos para elaborar Subertres son todas de origen español. El corcho es extremeño y hemos tenido dificultades para cambiar, ya que si lo hacemos podemos cambiar las propiedades del producto patentado. Por eso no tenemos pensado abrir otros centros logísticos. Lo fabricamos todo desde aquí y al final sale igual de costes.

  • 1