miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Cultura

Nueva Agencia del Flamenco sin control sobre Hoyos y el Ballet Flamenco de Andalucía

Paulino Plata reforma este órgano pero sigue dando autonomía al Ballet Flamenco, sobre el que la Agencia poco tendrá que decir.

el 18 jun 2010 / 12:12 h.

El Ballet Flamenco de Andalucía, que dirige la bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, seguirá siendo un cantón independiente dentro de la política global que la Consejería de Cultura tiene diseñada para la promoción del flamenco.

Quedó claro esto ayer tras la presentación, en Málaga y con la ministra Bibiana Aído -ex directora de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco- de invitada, de la nueva estructura de este órgano, sobre el que en teoría descansan todas las líneas que sobre lo jondo impulsa el Gobierno andaluz.

"El Ballet Flamenco de Andalucía seguirá teniendo su autonomía como hasta ahora", repetían fuentes del gabinete de Paulino Plata con total normalidad, como si no fuese anormal que el ballet vaya, dicho en román paladín, por libre, programando, vendiéndose y acrecentando la grieta y los agravios comparativos con otros estamentos de Cultura que ya quisieran para sí esa libertad.

De lo presentado ayer, pues, se infiere que la consejería de Plata renuncia expresamente a otorgarle a la Agencia la autoridad total sobre la materia, y ello pese a anunciarse ayer que ésta sale reforzada con los cambios y tendrá mayor capacidad de gestión y decisión.

En puridad, lo que ha habido es un cambio de personas y otro de esquema de trabajo, que se espera sea mucho más productivo que el mantenido hasta ahora, donde existía un consejo asesor formado por una decena larga de miembros que a duras penas podían cuadrar sus agendas para tratar nada. Y eso, prometió ayer el consejero, va a cambiar.

Plata quería a un personaje reconocible y reconocido en el mundillo a la cabeza de la Agencia, y ya lo tiene: el veterano cantaor Antonio Fernández Díaz, Fosforito. Será el presidente de un consejo asesor que se ha acortado sensiblemente para ganar en operatividad, de forma que pueda reunirse y trazar líneas de actuación "como poco cada tres meses", se apostillaba ayer.

La primera reunión de presentación de este consejo de sabios será, según se avanzó, antes de final de mes en Sevilla. En ella estarán, arropando a Fosforito, Cristina Cruces, Antonio Carmona, Olga de la Pascua y Juan Manuel Suárez Japón, personas del mundillo de lo jondo sobre las que la consejería ni siquiera mandó los méritos curriculares por los que han sido seleccionados -y unos son más conocidos y reconocidos que otros, y tienen más o menos potencialidades en la tarea que se les encomienda-.

Pero que los árboles no dejen ver el bosque. La verdadera cabeza visible de la Agencia Andaluza del Flamenco, más allá del renombre de Fosforito, será María de los Ángeles Carrasco, hasta ahora coordinadora de la misma y sempiterna aspirante a esta plaza.

Carrasco recaló en el chalet de la Borbolla -por cierto, no se ha aclarado cuándo será el traslado de la Agencia al Estadio Olímpico para ahorrar el alquiler, que la crisis aprieta- cuando Bibiana Aído fue nombrada responsable de la Agencia, y desde entonces ha realizado tareas de subdirección viendo pasar a la propia Aído y, hasta hace poco, a Francisco Perujo, hoy en la Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz.


  • 1