Local

Nueva genialidad de Jeff Smith

Esperadísimo proyecto tras su magistral 'Bone', 'RASL' se aleja de los postulados de aquella con una historia de romance y ciencia ficción.

el 20 ene 2011 / 16:34 h.

TAGS:

Muchas cosas quedaban claras cuando Jeff Smith concluía Bone hace ahora seis años. La primera y fundamental es que, casi sin pretenderlo, había creado una obra maestra del noveno arte a la que además se le veía a la legua su carácter imperecedero. Mezclando fantasía heroica, romance, mucho humor y toques de drama épico con un estilo de dibujo que recordaba de forma inmediata al de Walt Kelly (creador de ese Pogo que esperemos ver pronto por estos lares ahora que en Estados Unidos se ha anunciado su reedición), el autor legaba para las generaciones futuras un cómic al que las muchas lecturas que se le han hecho (en sus variadas ediciones, desde las grapas de la extinta Dude a los tomos en color, pasando los tres magníficos volúmenes en blanco y negro en los que Astiberri recogía la totalidad de la serie) no han afectado en cuanto a frescura e interés se refiere. En segundo lugar, y teniendo en consideración el mastodóntico éxito que había cosechado la cabecera a lo largo de sus trece años de publicación, en los que le dio tiempo a amasar diez premios Eisner y once Harvey, es que Smith lo iba a tener muy complicado para dar con un nuevo título mediante el que proseguir su carrera.

Complicado porque salir de debajo de la inmensa sombra que proyecta Bone es algo a lo que muy pocos estarían dispuestos. Complicado porque las comparaciones con las aventuras del simpático personaje y la cohorte que lo acompañó durante tantos años iban a ser inevitables. Y complicado sobre todo porque encontrar una historia que se alejara lo suficiente de la de su obra magna (con todo lo que esta llega a abarcar) se antojaba desde fuera como una tarea tan titánica como difícil. Pero eso sería sino contáramos con el hecho de que Smith es un genio capaz de sacarse de la manga lo que le venga en gana. Y así, como por arte de magia, el norteamericano nos regala ahora RASL.

La trama de este nuevo proyecto (cuyo ritmo de publicación está siendo de lo más anárquico en Estados Unidos, habiendo aparecido nueve números en los cerca de dos años que han transcurrido desde su lanzamiento en febrero de 2008), de la que poco se puede desvelar, sigue a un ladrón interdimensional que utiliza una máquina por él inventada para hacerse con obras de arte que en otras realidades no están tan bien custodiadas como en la nuestra. A partir de tan original premisa de partida, Smith construye, en los tres números de que consta el presente volumen, una historia apasionante, llena de matices, giros inesperados, personajes carismáticos (marca de la casa) y una trama que mezcla a placer la ciencia-ficción, el romance, el cómic noir y unas gotas nada desdeñables de drama. Y todo ello en, repito, ¡sólo tres números! Acompañado de ese dibujo que tantos buenos ratos nos ha hecho pasar en el pasado, y con una narrativa visual que no se cansa de explorar las fronteras del medio, RASL es un señor tebeo que se devora con avidez en poco menos de media hora, demostrando más allá de toda duda razonable que al señor Smith aún le quedan muchas ideas en el tintero como para seguir llenando momentos inolvidables de lectura.

Edita Astiberri en un libro cartoné de 232 páginas por 20 euros.

  • 1