Local

Nueva luz para los Caños

Los Caños de Carmona tuvieron ayer su puesta de largo tras unas obras de rehabilitación que han durado casi cinco meses. En este tiempo se han estabilizado y limpiado los tramos del acueducto, al que ahora un juego de luces le da una nueva iluminación. Han supuesto la recuperación de un importante patrimonio de la ciudad, que data de la época almohade.

el 16 sep 2009 / 07:02 h.

TAGS:

Los Caños de Carmona tuvieron ayer su puesta de largo tras unas obras de rehabilitación que han durado casi cinco meses. En este tiempo se han estabilizado y limpiado los tramos del acueducto, al que ahora un juego de luces le da una nueva iluminación.

El consejero delegado de Emasesa, Manuel Marchena, asistió ayer a la iluminación inaugural de los Caños de Carmona, cuyos trabajos de restauración y estabilización del tramo que se encuentra en la avenida Luis Montoto, esquina con la calle Jiménez Aranda, han supuesto la recuperación de un importante patrimonio de la ciudad, que data de la época almohade.

La iluminación, que emplea elementos de proyección de los habitualmente usados en iluminación ornamental, ha significado una inversión de 25.000 euros y es el elemento que más realza la arquería de los Caños en su observación nocturna. Los proyectores, empotrados en la solería y en el suelo usando luces LED, avanzan y enmarcan la zona arqueológica con el tramo restaurado. Además, cuentan con una serie de cuadros de mando y maniobra con reloj programador distinto para los dos tipos de alumbrado instalado, permitiendo programar un alumbrado completo en las primeras horas de la noche, además de otro atenuado.

De esta manera, los tramos de arquería de los Caños de Carmona, como legado del acueducto almohade que surtía de agua a la medina de la Isbiliya musulmana desde el manantial de Santa Lucía, en Alcalá de Guadaíra, quedan abiertos a peatones y turistas tras el proceso de consolidación y restauración. Los trabajos arrancaron el pasado mes de marzo y han contado con un presupuesto de ejecución de 574.658 euros.

La estabilización y rehabilitación de la arquería junto a Jiménez Aranda, uno de los tres lienzos o tramos que han sobrevivido tras la demolición del acueducto en 1912, ha comprendido la limpieza de la piedra, el relleno de sus oquedades con hormigón, nueva cimentación y la sustentación de la construcción mediante una gran viga de acero Corten, además de la reurbanización de sus aledaños con bancos, iluminación artificial y barandas de protección.

Antes de la intervención, esta arquería prácticamente no se sustentaba y estaba apuntalada en un espacio que a lo largo de los años se había convertido casi en un vertedero pese al valor histórico y patrimonial de este lienzo del acueducto, que estuvo en uso hasta el siglo XIX.

Aunque el nombre pueda dar lugar a equívocos, los denominados Caños de Carmona no traían el agua a Sevilla desde esta localidad, sino desde Alcalá de Guadaíra, procedente del manantial de Santa Lucía, y tuvieron su esplendor en la época almohade. El trazado finalizaba en la Puerta de Carmona, donde estaba construido un gran depósito.

Según los historiadores, fue el califa Abu Yaqub Yusuf quien erigió esta colosal obra a la vez que mandó construir la mezquita y su alminar, la Giralda. Se estima que aportaba 5.000 metros cúbicos de agua potable al día a través de una canalización de unos 17 kilómetros de longitud.

A la altura de Torreblanca era donde se elevaba sobre la arcada del acueducto, que tenía entre 390 y 410 arcos. Los Caños estuvieron de pie hasta 1912, cuando fueron derribados para permitir la expansión de la ciudad.

  • 1