martes, 11 diciembre 2018
14:18
, última actualización

Nueva realidad: ser autónomo

Además de los planes de empleo nacionales, autonómicos, provinciales y locales existe un nuevo tejido empresarial latente en Carmona: aumenta el número de trabajadores por cuenta propia.

el 10 nov 2014 / 12:00 h.

bin_33192812_con_16416730 El pasado lunes se presentó en el Auditorio de la Juventud de Carmona el nuevo programa Emple@Joven que, en este caso, permitirá a 166 jóvenes de la ciudad estar contratados a media jornada o a jornada completa en diferentes líneas de actuación. Sin duda, un bálsamo para muchos de ellos que veían cómo tantos años de estudios o de preparación, estaban cayendo en saco roto. Además, con la particularidad de que la capital alcoreña será la única en la provincia de realizar contratos semestrales a todos los beneficiarios. Pero existe otra Carmona que, lejos de estos programas, se anima a liarse la manta alrededor de la cabeza y dar el salto hacia el autoempleo. Y uno de los sectores que más está beneficiándose del ser emprendedor es el turismo y los servicios, vitales para la economía carmonense. Es el caso de Rafael Morales. Este joven de 31 años pronto empezó a valorar la importancia del Patrimonio Cultural de los pueblos. Se fue aficionando a la Historia desde bien pequeño y aprendió a respetar el Patrimonio Artístico de la mano de su padre. Licenciado en Historia del Arte y Máster en Gestión de Patrimonio Histórico, trabajó durante algunos meses en el Gabinete Pedagógico de Bellas Artes de Sevilla. Su carrera como profesional comenzó en el Conjunto Arqueológico de Carmona, trabajando como guía y recepcionista en la Necrópolis Romana y ha impartido clases sobre Historia de Carmona a niños y sobre Historia del Arte a mayores. Pero desde el 1 de octubre de 2014 es autónomo y está al frente de su proyecto: Adarve Patrimonio Cultural. Se enfrenta a una nueva empresa turística en una ciudad como Carmona, aunque Morales no cree que sea un problema ya que «no trabajo sólo en el sector turístico, sino que abarco un plano mucho más amplio como es el de la Cultura. Aunque en Carmona hay ya varias empresas dedicadas al mundo del turismo, no hay ninguna que se dedique profesionalmente al sector cultural; mi tarea no consiste sólo en mostrar nuestra ciudad al turista, sino que también me dedico a la investigación, organizo exposiciones y actos culturales y doy clases sobre Historia del Arte y Patrimonio a niños y mayores». Y ahí está su razón de existir: en la creatividad. Esa creatividad le permite diferenciarse del resto de empresas, si bien no le gusta la palabra competencia, pues «es una palabra que tiene demasiadas connotaciones negativas; yo he llevado a cabo este proyecto sólo por sentirme realizado personalmente y para enriquecer la oferta cultural y turística de Carmona». Y en esa filosofía de la autorrealización y del disfrutar descansa su proyecto. Antes que guía cultural o autónomo Rafael se considera «ciudadano de Carmona», por eso su tarea con este proyecto es «mostrar al mundo las riquezas de nuestra ciudad». Su idea, desde un principio, ha sido «destacar por ofrecer al público una amplia gama de rutas que también traten temas tan interesantes como la agricultura, la religión o la Semana Santa». Pero Morales ha encontrado algunas trabas en el camino, sobre todo en lo referente a lo económico, pues «aunque no me hiciese falta una gran inversión, no he encontrado ninguna clase de subvención. Me hubiera gustado haber podido hacer más publicidad y un lanzamiento mucho más espectacular y mediático», si bien alaba «la gran ayuda por parte del Ayuntamiento en lo que a información y gestiones se refiere. Con el apoyo económico no he tenido tanta suerte; al Ayuntamiento no le manda dinero la Junta, a la Junta no se lo manda el Gobierno...». Sin duda, una nueva forma de entender el futuro, lejos de planes de empleo y con la incertidumbre del qué podrá pasar, convirtiéndole en un ejemplo entre muchos de la nueva realidad social.

  • 1