domingo, 16 diciembre 2018
15:06
, última actualización
Local

Nueva vida para un buen local

Bacarisas, 1 (Plaza de Cuba). Nueva propuesta gastronómica basada en nuestra cocina tradicional.

el 04 jul 2014 / 10:40 h.

TAGS:

Domicilio: C/Gustavo Bacarisas, 1. 41011 Sevilla. Horario:  De 13:00 a 16:30 y 20:30 a 24:00. Cierra domingos noche y lunes. Teléfono: 954 00 24 49.Propietarios: Iñigo Parias, Juan Carlos Domínguez, Javier Puerta y Paco Ybarra. Bacarisas, 1 abrió el pasado Sábado Santo, así que todavía podemos considerar, como los coches de antes, que está en fase de rodaje, y uno de esos síntomas nos lo comentaba Paco Ybarra, uno de los socios del invento, al comentar que las sugerencias fuera de carta que vemos en sus pizarras sirven para ir testando algunas propuestas de cocina e ir viendo como funcionan entre el público, una parroquia, por cierto, nada fácil de contentar. Una zona de propuestas tradicionales, de buen nivel y poco amiga de moderneces, recordamos la única apuesta por una cocina diferente en la zona, que era la Taberna Macuro, y sus tapas de fusión hispano - Venezolanas. El local donde se ubica Bacarisas, 1 es el que durante muchos años acogió al restaurante Pleamar, ahora, sin grandes obras pero con unos acertados toques de decoración, el espacio ha ganado en sensación de amplitud, es más acogedor, buscando casi el ambiente de un salón de una casa de nivel medio y buen gusto. Dominan las maderas claras y de tonos verdes, hay flores secas y la lavanda salpica de violetas algunos rincones, como los limpísimos y completos baños, dato no menor en un negocio de hostelería y, a veces, tan descuidados en los bares sevillanos. Éste tiene buena barra, con ventanal a una amplía y cómoda terraza en zona peatonal. El salón tiene algunas mesas altas pero, afortunadamente, son más  las normales, para degustar tapas y platos tranquilamente. Cuenta también con un segundo saloncito que puede servir de reservado. Por las paredes cuelgan cuadros de arte contemporáneo. comida Paco Ybarra es profesor de la Escuela de Hostelería Gambrinus, él nos comenta la filosofía de la casa, que consiste en  recuperar cocina tradicional andaluza, de cierto nivel y alguna influencia de la cocina tradicional hostelera francesa. A partir de octubre se harán sesiones de menús gastronómicos. De la escuela Gambrinus procede parte del personal de Bacarisas, 1. En la carta desde luego hay propuestas muy tradicionales, como el jamón ibérico de bellota, 100 grs a 18,00 euros, o el filete de anchoas a 2,00 euros la unidad. Hacen una ensaladilla rusa (2,00/8,00 euros) de corte clásico, bien machacadita, gracias a Dios, pero con el handicap de la mayoría de las ensaladillas que se ven por ahí, la mayonesa, a nosotros, además, las ensaladillas nos siguen gustando frías. El listón se eleva de manera extratosférica con los Buñuelos cremosos de bacalao (3,00/9,00 euros), que llevan miel y alioli, son pequeñas bolitas etéreas, cremosas, con una crema de suave sabor a bacalao que se funde en la boca, serían  perfectas con un poquito más de potencia gustativa. Llamativa la presentación de los huevos rotos (8,50 euros), dos huevos fritos sobre patatas fritas caseras y lascas de foie por encima, todo revuelto son un bocado de gula, nos acordamos de un puntito de trufa rallada, que hubiera sido ya una pasada, nos conformamos con algo de pimienta negra. Muy serio el plato de Corvina a la plancha con fideuá negra y alioli (13,00 euros), cuidada presentación, como en todos los platos probados, bueno menos esa bolita de ensaladilla tipo cucurucho de helado que no nos gusta nada, volvamos a la fideuá negra, que llevaba unos chipironcitos, muy gustosa, potenciando el sabor de la corvina, cuya carne estaba en su punto. Terminamos el recorrido por la variada carta con una Carrillada ibérica estofada con calabaza (2,80/8,00 euros), muy clásica, bien ejecutada, sobre una suave y muy rica crema de calabaza. La carta de vinos está suficientemente montada, probamos un fresco rosado de Cigales, Carredueñas, correcto. Mucho mejor el Chardonnay de Viñas del Vero, muy bien con la corvina. Pero realmente el maridaje perfecto no los proporcionó un Ramón Bilbao Crinza con la carrillada, potenciado su sabor con las frutas rojas golosas y las especias y notas ahumadas de la crianza de este tinto de Rioja. Regañá Don pelayo y unos bollitos con aceite y ajo, ponen un buen punto a las tapas de un bar que merece la pena conocer y seguir.

  • 1