Economía

Nueva York autoriza con condiciones la compra de Energy East por Iberdrola

La Comisión de Servicios Públicos del estado de Nueva York autorizó hoy por unanimidad, aunque con condiciones, la compra de la eléctrica estadounidense Energy East por parte de la española Iberdrola. Con esta autorización, la española ya ha superado los trámites necesarios para hacerse con Energy East, en una operación valorada en 6.400 millones de euros.

el 15 sep 2009 / 11:09 h.

La Comisión de Servicios Públicos del estado de Nueva York autorizó hoy por unanimidad, aunque con condiciones, la compra de la eléctrica estadounidense Energy East por parte de la española Iberdrola.

Con esta autorización, la española ya ha superado todos los trámites necesarios para hacerse con Energy East, en una operación valorada en 6.400 millones de euros, aunque ahora deberá decidir si acepta las condiciones impuestas por el regulador neoyorquino.

"No es un acuerdo perfecto, puede no ser un gran acuerdo, pero sí es un buen acuerdo", aseguró en sus conclusiones finales Maureen Harris, una de las cinco integrantes de la comisión y la que hasta ahora se había mostrado más reticente a dar el visto bueno a la operación.

Al final de la reunión de hoy, Harris aseguró que no se siente "cómoda jugando con el dinero de los demás" y que los entre 275 y 300 millones de dólares que la compañía tendría que revertir en sus clientes en concepto de reparto de beneficios obtenidos con la compra son "dinero real" que no se debe dejar perder.

Añadió que todas las partes que han participado en la valoración de la operación se han mostrado a favor, aunque algunas hayan considerado necesario incluir condiciones, y destacó la "buena reputación de Iberdrola".

"Ahora espero que cumpla con esa reputación y que ofrezca la creación de empleo e inversiones que ha anunciado", apuntó Harris, quien se comprometió a "supervisar personalmente" en los próximos "tres o cuatro años" que le quedan en su cargo que Iberdrola no concentra más "poder vertical" del acordado .

Robert Curry, otro de los miembros del órgano regulador, expresó su apoyo a la compra, así como su deseo de que sirva de aliciente a otras compañías europeas para invertir en Nueva York.

El presidente de la comisión, Garry Brown, concluyó que, aunque la compra implica "incuestionables" riesgos, "creo que contamos con las medidas necesarias para mitigarlos", al tiempo que "supone grandes beneficios" para el estado de Nueva York.

Brown también apeló a la "reputación de Iberdrola como empresa líder en energías renovables" y expresó su esperanza de que su actividad en el estado ayude a Nueva York a conseguir sus objetivos en esa materia.

Antes de emitir su dictámen, los cuatro miembros de la comisión presentes en la reunión -ya que Cheryl Buley no acudió- escucharon las observaciones de los técnicos sobre aspectos que les preocupaban, así como sus últimas modificaciones sobre las condiciones que consideran necesarias exigir a la española si quiere hacerse con la estadounidense.

Entre esas modificaciones se propuso que Iberdrola invierta 200 millones de dólares en energía eólica en los próximos dos años (con una penalización adicional a partir de ese periodo), lo que supone el doble de lo que se buscaba hasta ahora y una capacidad de unos 100 megavatios adicionales.

Otra condición importante de las propuestas es que no se permita a la compañía tener plantas de combustibles fósiles y que venda la que tiene Energy East a través de una de sus filiales.

De aceptar las condiciones establecidas por la comisión, Iberdrola llevará a cabo la mayor operación industrial de una empresa española en Estados Unidos, valorada en 6.400 millones de euros, que fue planteada hace catorce meses y que ya sólo dependía de la autorización del regulador neoyorquino.

  • 1