miércoles, 24 abril 2019
18:37
, última actualización
Local

Nuevas farolas más señoriales para el Parque de María Luisa

Mientras el asfalto pide a gritos un repaso, las avenidas principales del recinto presentan una imagen que gana en romanticismo y que gasta menos luz

el 03 ene 2015 / 12:30 h.

TAGS:

Como ya han colocado las nuevas pero todavía no han retirado las antiguas, dar un paseo hoy por el Parque de María Luisa es una invitación a comparar. Están juntas, así que con más motivo. Las farolas de antes eran más discretas, más íntimas y bajitas, más de jardín tranquilo donde sentarse a leer un libro o a pelar la pava..., y más auténticas, porque son las de 1929. Las nuevas son más señoriales y esbeltas. Más historiadas, aparatosamente decimonónicas y románticas. La luz estará más alta, con lo que el paisaje nocturno que se dibujará en esas avenidas despampanantes que son las de Hernán Cortés y Pizarro –las dos paralelas que van de Rodriguez Caso hasta la trasera de la Plaza de América– ofrecerá un aspecto muy diferente. Lo anunciaba en verano la Gerencia de Urbanismo y ayer ya estaban colocadas, aunque a falta de bombillas. farolas-parqueEl asfalto, mientras tanto, pide a gritos un repaso: los baches y las erosiones lo hacen parecer casi más un suelo terrizo que un pavimento; una imagen rústica lograda a base de no hacerle nada durante los años de la crisis. Pero de momento, gracias a las nuevas farolas, el firme que hay se verá mejor y con menos gasto, o eso afirma la Gerencia. Se trata, como se dijo cuando se presentó el proyecto en septiembre pasado y expresado en lenguaje administrativo, de una propuesta para la modernización de redes y mejora de la eficiencia energética de las instalaciones del alumbrado público del Parque de María Luisa, que no ha estado listo a fin de año, como se anunció, pero casi. El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, comentó en su día que se pretende «mejorar y modernizar» el sistema de alumbrado público de buena parte del parque, lo que, junto con una siguiente intervención permitiría la renovación completa de todo el recinto. En este primer lote entran las citadas avenidas de Hernán Cortes y Pizarro más el Paseo de las Delicias. Con ello se sustituyen 95 soportes deteriorados, instalados en el año 1929, por otros nuevos, de mayor calidad, correspondientes al modelo San Telmo, que es el de la Plaza de América. Tienen cinco metros de altura, fuste de acero y base y capital de fundición, sustancialmente más sólidos que los anteriores, de chapa. Los faroles que los coronan son de fundición de aluminio con óptica incorporada. Respecto a las lámparas, se opta por las de halogenuro metálico, de mayor rendimiento y menor potencia que las actuales de mercurio, condenadas a la extinción. Además, se va a renovar el 75 por ciento de la canalización subterránea. Por último, en todos los puntos de luz renovados se colocan equipos de encendido electrónico autónomos, regulables y programables, con capacidad de reducción de flujo a ciertas horas, lo que supondrá un ahorro energético del 20 por ciento y de la potencia total de 7.245 kilovatios por hora. Esto equivale a una reducción de energía al año de casi el 60 por ciento, o sea, un ahorro de 10.612 euros al año.

  • 1