Local

Nuevo optimismo, viejos recelos

La nueva negociación entre israelíes y palestinos tiene que dar pasos concretos

el 03 sep 2010 / 19:46 h.

TAGS:

La Policía israelí refuerza la seguridad en los pasos fronterizos por el Ramadán.

Los israelíes y palestinos han retomado con optimismo las negociaciones para una paz duradera en Oriente Próximo, tras 20 meses congeladas, pero deben pasar cuanto antes de la retórica a los hechos si desean la paz.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, auspició el jueves las primeras negociaciones directas entre el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, para lograr un acuerdo que permita la creación de dos Estados en coexistencia pacífica.

El camino será tortuoso, requerirá tomar decisiones "difíciles" y, según el propio Netanyahu, "concesiones dolorosas" Y, además, no faltarán las provocaciones: ayer 13 milicias palestinas en Gaza pidieron en un documento conjunto el aumento de los ataques contra Israel pa-ra acabar con el diálogo de paz. Esta nota llega después de dos ataques consecutivos contra colonos israelíes en carreteras del territorio ocupado de Cisjordania, reivindicados por el brazo armado de Hamás, que causaron cuatro muertos y dos heridos.

Ante esta situación, los expertos consultados por Efe indican que las partes llegaron a la mesa de las incipientes negociaciones con la misma retórica de siempre y los viejos recelos, y tendrán que dar pasos concretos si de verdad quieren vivir en paz. "Más allá del lenguaje romántico que hemos oído, los palestinos quieren ver pasos concretos por parte de los israelíes, que reflejen sus sentimientos. Sin eso, las posibilidades de lograr la paz son escasas", dijo Yousef Munayyer, director ejecutivo del Fondo para Jerusalén y el Centro Palestino en Washington.

"Por ejemplo, la congelación de los asentamientos judíos en Cisjordania es clave. Los palestinos tienen una desconfianza muy arraigada, porque los asentamientos continúan aumentando y la moratoria actual ha sido ignorada centenares de veces". Así se quejó Munayyer al referirse a la moratoria de diez meses aceptada por el Gobierno israelí que vence el día 26.

Los israelíes no han cumplido con sus obligaciones dentro de la llamada Hoja de Ruta de 2003 pero, en esta nueva ronda de negociaciones, EEUU "debe jugar un papel clave para hacer cumplir esas obligaciones", argumentó Munayyer.

Morton Klein, presidente de la Organización Sionista de EEUU, tuvo sus propias quejas, al considerar que las negociaciones "no tienen virtualmente ninguna posibilidad de éxito" si, como mínimo, los palestinos no toman medidas contundentes contra los grupos terroristas y cesan su retórica incendiaria contra Israel. No hay paz ni seguridad en la Franja de Gaza y la ANP está lejos de ser "un ángel", además de que "no está cumpliendo con los compromisos contraídos en Oslo" para combatir a los grupos terroristas y poner fin a la incitación al odio antisemita, enfatizó Klein.

Pese a las posiciones atrincheradas, Aaron David Miller, ex negociador del Departamento de Estado y ahora analista en el Centro Woodrow Wilson, sí cree que existe una oportunidad para la paz en la región. Para que eso suceda, las partes tienen que "asumir su responsabilidad, porque si no lo hacen, si no quieren (la paz), entonces no hay mucho que podamos hacer", subrayó Miller.

En ese sentido, la propia Clinton fue enfática al reiterar la posición del Gobierno de EEUU: "No podemos y no vamos a imponer una solución. Sólo ustedes pueden tomar las decisiones necesarias para lograr un acuerdo y garantizar un futuro pacífico para israelíes y palestinos".

Según los observadores, hay mucho en juego para la imagen de EEUU como un "negociador honesto" en este conflicto porque, si fracasan estas negociaciones, eso le dará abono a quienes siempre han criticado la presunta parcialidad de Washington en favor de los israelíes.

Pese a los obstáculos, el enviado especial estadounidense para Oriente Próximo, George Mitchell, dio señales esperanzadoras: Netanyahu y Abás se comprometieron a condenar "todas las formas de violencia" y a continuar las negociaciones.

La próxima reunión será entre el 14 y 15 de septiembre en un país de la región por concretar. Una nueva ocasión para sa-ber si israelíes y palestinos apuestan (en serio) por la paz.

  • 1