Local

Nuevo parón al proyecto para hacer un barrio de diseño en la Cruzcampo

La Gerencia de Urbanismo concedió, el 14 de enero, licencia a Viviendas Ciudad de Sevilla para derribar la antigua fábrica de Cruzcampo y así poder empezar a construir su barrio de diseño. Pero la empresa parece no tener prisa, y ahora ha pedido una prórroga de seis meses para la demolición. El proyecto ya acumula más de un año de retraso.

el 16 sep 2009 / 06:39 h.

TAGS:

La Gerencia de Urbanismo concedió, el 14 de enero, licencia a Viviendas Ciudad de Sevilla para derribar la antigua fábrica de Cruzcampo y así poder empezar a construir su barrio de diseño. Pero la empresa parece no tener prisa, y ahora ha pedido una prórroga de seis meses para la demolición. El proyecto ya acumula más de un año de retraso.

El pasado 27 de julio, la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo aprobó conceder una prórroga de seis meses a Viviendas Ciudad de Sevilla -que promueve la edificación en los suelos de Urvasco- para la demolición de la antigua planta cervera de la avenida de Andalucía.

Por ahora, la unión temporal de empresas Vasco Asturiana de Demoliciones, Erri-Berri y Recifemetal, contratada para los trabajos, hace casi un año que está parada. Desde entonces sólo han desmontado los equipos que se apilaban dentro de las naves y las estructuras metálicas de éstas, "pero no los edificios de ladrillo", según un responsable de la UTE. "La promotora no nos da explicaciones, pero esperamos que se arregle pronto esta situación insostenible para nosotros", apostilló.

Mientras que Viviendas Ciudad de Sevilla guarda silencio, lo cierto es que la crisis financiera sobrevuela sobre este macroproyecto, que prevé levantar 1.104 VPO (antes 890) y 859 de renta libre (antes 1.073) tras la última modificación.

La promoción será de firma. Norman Foster, Jean Nouvel, Arata Isozaki y Guillermo Vázquez Consuegra, reconocidos arquitectos, son los encargados de diseñar el proyecto, que incluye una torre de oficinas, un hotel, un parque y zona comercial.

A finales de septiembre de 2006, el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, recibió a los arquitectos y se anunció que las obras empezarían en abril de 2008. Después, la empresa de Antón Iráculis apuntó que podría empezar no antes de 2010. Evidentemente, la coyuntura económica no invita a embarcarse en un proyecto tan ambicioso. Su inversión ronda los 750 millones de euros.

El grupo Urvasco tuvo que alcanzar en marzo un acuerdo con Unicaja para liquidar la deuda contraída. La caja desistió así del proceso judicial que inició para reclamarle el pago de una deuda de unos 12 millones de euros -solicitó al juzgado el embargo de la promotora-. La solución pactada incluyó abono en metálico y pago en activos (inmobiliarios).

Eso sí, Urvasco recalcó que seguía trabajando en el proyecto para los antiguos terrenos de la fábrica de Cruzcampo en Nervión y que esperaba que la demolición terminase este verano. Algo que se ha pospuesto finalmente.

El derribo, que podría durar entre cinco y seis meses, costará 1.493.470 euros: 61.000 para los trabajos previos, 137.000 para la retirada de los materiales contaminantes (sobre todo amianto de las cubiertas de uralita), 560.000 euros para el derribo de edificio y soleras, 303.000 euros para acondicionar el terreno, 20.000 euros para la seguridad y la salud de los trabajadores, 140.000 para gastos generales, 65.000 de beneficio industrial y un 16% de IVA.

  • 1