Deportes

"Nunca creí que fuesen a echar a Mel"

El delantero alicantino del Real Betis defiende la profesionalidad de una plantilla "dolida" por el famoso tema de las primas. "Aquello nos dolió mucho, se hizo por fastidiar", asegura.  

el 24 mar 2011 / 20:45 h.

Jorge Molina posa sobre el césped de la Ciudad Deportiva.

-Han sumado 13 puntos de 15 posibles y han recuperado las sensaciones positivas, ¿ya han olvidado la crisis?

-Sí. El grupo se ha sabido sobreponer a una situación adversa y hemos vuelto al camino correcto. Era cuestión de tiempo.

-¿Firma empatar en Vallecas?

-No, ni mucho menos. Estamos convencidos de que podemos ganar. El fútbol se puede desarrollar de una forma distinta a la que planeas, pero a priori el empate no es bueno. No podemos ir a especular. No es nuestra filosofía.

-El Rayo está sumido en una crisis institucional grave, ¿qué rival esperan?

-Un rival peligroso. En un partido así no van a pensar en sus problemas económicos. Van a querer jugarlo a la máxima intensidad para ser líderes otra vez. En días así se olvidan todos los obstáculos que encuentras a diario.

-¿Ganar en Vallecas garantiza el ascenso?

-Sería un gran paso sacar una victoria, pero no definitivo. Dentro del vestuario no le damos más importancia de la que tiene. Es un encuentro importante ante un rival directo, pero aún queda muchísimo por delante.

-Ante Las Palmas recuperó el olfato goleador y desde entonces su protagonismo ha crecido...

-Ahora estoy muy contento. Me estoy encontrando cada vez mejor y he recuperado la confianza en mí mismo, y eso en un jugador es fundamental.

-¿Rubén Castro o Emana como socio de ataque?

-Ya lo he dicho muchísimas veces -risas-. Me da igual. Lo que hay que tener claro es saber qué hacer en el campo si jugamos los tres juntos, si jugamos sólo dos o si jugamos en posiciones diferentes a las nuestras. Con ambos me encuentro muy cómodo.

-¿Alguna vez creyó que iban a destituir a Pepe Mel?

-No, ni yo ni ningún compañero. Es más, ni lo creíamos ni queríamos que sucediera. Nosotros dijimos siempre que en el grupo había plena confianza en él. Era la misma persona que hizo una primera vuelta histórica, así que no tenía sentido que lo echaran. No hubiera sido justo.

-El día que ganaron al Albacete alzó los brazos al cielo cuando marcó el 2-0, ¿fue por algo en especial?

-Porque nos liberamos. Fue como si nos quitaran de encima una losa de 100 kilos. Sabíamos que lo más difícil iba a ser romper la dinámica negativa. Aquel día sentimos que volvíamos a ser los mismos de antes.

-Uno de los temas polémicos durante la crisis fue el de las primas. ¿Cuál es su opinión?

-Aquello nos dolió muchísimo. Sinceramente fue lo más duro de aquella etapa. Si hay una cosa que ha hecho este vestuario es haberlo dado todo en el campo. Hemos dado la cara con Oliver y con Gordillo. Fastidia que digan que no ganamos porque no cobramos. Era falso y lo dijeron cuando peor lo pasamos. Se hizo para molestar.

-¿Cuál era el mensaje de Pepe Mel en pleno terremoto?

-Su mensaje estaba claro. Nos caló. Nos decía que éramos el mismo equipo de la primera vuelta y que teníamos que volver a confiar en nosotros mismos.

-Una curiosidad. Gordillo habló con usted en el almuerzo del consejo, ¿qué le dijo?

-Nos habló un poco a todos. Él quiso transmitirnos tranquilidad y calma. Nos aseguró que íbamos a salir de la crisis todos juntos. Su mensaje de transparencia fue total, al igual que su confianza y la del consejo hacia nuestro trabajo.

-Hablemos del partido del domingo. El Rayo Vallecano deberá asumir numerosas ausencias en ataque...

-Sí, pero ellos tienen muchos jugadores que pueden hacernos daño. Trejo, con el que coincidí en el Elche y que es un jugador espectacular, Juli, que también estuvo conmigo... Arriba te puede hacer sangre cualquiera.

-Dígame la clave del encuentro de Vallecas

-La clave va a ser la seriedad en defensa y la concentración. Que no nos marquen va a ser fundamental para que podamos hacer el fútbol que nos gusta.

-Usted fichó en verano para ascender a Primera. No lograr el objetivo sería...

-Una decepción. Pero no sólo para mí, sino para todo el equipo. De todos modos, en eso ni siquiera pensamos. Estoy convencidísimo de que vamos a conseguirlo, tarde o temprano.

-Era el referente del Elche, el ídolo de la afición y uno de los jugadores mejor valorados dentro de la plantilla ilicitana, ¿por qué decidió fichar por el Betis?

-El Betis es un club de Primera que, circunstancialmente, está en Segunda y me hacía mucha ilusión asumir el reto de subirlo.

-¿A usted quién le llamó en nombre del Betis?

-No sé, no lo recuerdo -risas-. Creo que fue mi representante el que me dijo que había un interés del Betis y conforme iban pasando los días se iba acelerando todo. La verdad es que ni me lo pensé cuando me dijeron que la cosa iba muy en serio.

-Supongo que tanta inestabilidad institucional influye en el ánimo del grupo, ¿no?

-Sí, claro. Pero creo que una de las claves del éxito de esta plantilla es su sacrificio y su capacidad para aislarse de los problemas. Desde un primer momento construimos una burbuja en el vestuario y nos dio resultado. Fuimos capaces de trabajar con calma pese a todo lo que sucedía a nuestro alrededor.

-¿Nunca se arrepintió de haber fichado?

-No, jamás. Siempre me he sentido muy cómodo. Jugar aquí es un premio. Es una maravillar estar cada 15 días ante esa afición.

-¿Su quiniela para el ascenso?

-Bueno, a nosotros nos da igual quién nos acompañe. Aunque en realidad me es indiferente, tengo la certeza de que va a subir con nosotros el Rayo. No sé, creo que tiene una cierta ventaja sobre el Celta. Lo que sí tengo clarísimo es que nosotros lo vamos a conseguir.

-¿Qué titular le gustaría leer en prensa el día que finalice la Liga?

-El Betis por fin vuelve a estar entre los grandes.

  • 1