Cultura

'Nunca me alejaré del cante más flamenco'

La cantaora acaba de sacar un nuevo cedé, en el que evidencia un serio alejamiento del cante flamenco. De fuego y agua, en colaboración con las pianistas Labéque.

el 15 sep 2009 / 09:00 h.

La cantaora catalana acaba de poner en el mercado un nuevo cedé, en el que evidencia un serio alejamiento del cante flamenco. De fuego y agua, en colaboración con las pianistas francesas Labéque, es un capricho musical bellísimo.

Las hermanas Labéque son dos prestigiosas pianistas francesas que un día, deseosas de hacer algo con la música española, contactaron con Mayte Martín tras una ardua tarea de rastreo entre las muchas voces del cante jondo. Al final se decidieron por la cantaora catalana, que nos habla de ello con orgullo. "Es bonito, sin duda, que me buscaran para este hermoso disco, porque no nos conocíamos", confiesa Mayte.

Lo primero que hizo la cantaora fue citarse con las hermanas para ver si había buen rollo entre las tres, algo que considera fundamental. "Eso lo tengo claro: si digo que sí a una aventura de este tipo, es porque compruebo, antes de nada, que hay buen rollo; creo que es una manera de hacer las cosas bien", asegura la artista.

Sobre el tema tan traído y tan llevado de su alejamiento del cante clásico, es muy clara. "Nunca me alejaré del flamenco, aunque, eso sí, cuando lo hago es porque me apetece y lo hago sin temor alguno porque, a ver: ¿dónde está escrito que un cantaor de flamenco no pueda hacer otras cosas?", se pregunta enfadada.

No obstante, a pesar de que en este disco encontrarán poco flamenco -aunque sí buena música-, cree que no va a arder Troya. "Creo que mis admiradores y admiradoras lo entenderán perfectamente, porque les gusta mi voz. Y si no lo entienden no pasa nada, claro está", concluye Mayte.

De fuego y agua, con arreglos de Amargós, contiene catorce temas musicales que van desde Capricho por bulerías hasta Variaciones sobre un zorongo, pasando por piezas clásicas de Falla, Rodrigo, Granados, Gardel y Lorca, y, cómo no, sus propias composiciones. Es una obra musical para escucharla en el silencio de la noche, cuando la buena música suele entrar mejor.

  • 1