Cultura

Núñez Roldán toma partido por la independencia griega

Año 1823. Un grupo de liberales españoles ven torcidos sus propósitos de escapar a Inglaterra tras la invasión de los Cien mil hijos de san Luis y la caída del régimen constitucional.

el 16 sep 2009 / 02:12 h.

Año 1823. Un grupo de liberales españoles ven torcidos sus propósitos de escapar a Inglaterra tras la invasión de los Cien mil hijos de san Luis y la caída del régimen constitucional. Pero otra lucha por la libertad les está esperando en Grecia, alzada en armas por la independencia contra Turquía, donde de paso encontrarán vestigios de su propia tierra, hermanos sefarditas que aún les hablan en la lengua de sus antepasados. Tal es el argumento de De Algeciras a Estambul (Algaida), la novela que le valió al madrileño afincado en Sevilla Francisco Núñez Roldán el último premio ateneo Ciudad de Valladolid.

Todo empezó para Núñez Roldán con el descubrimiento de un antepasado suyo, Santiago Piñeiro, que según documenta al final de la novela debió de vivir una aventura muy similar en la realidad. Un viaje a Turquía primero, y otro posterior a Grecia, completaron la visión del escritor junto a numerosas lecturas. Sólo restaba terminar de componer el puzle.

"Lo que tenía claro era que el Imperio Otomano era aquí el malo de la película, del mismo modo en que aquí lo fue Fernando VII. Hubo mucha gente que fue a luchar por la libertad fuera de su patria, y eso era lo que más me interesaba. Una internacionalidad o universalidad de ciertos principios y un interés por conocer el pasado de ese país de exilio que fue España", agrega Núñez Roldán.

Luchando por la independencia griega precisamente acabó sus días un escritor ilustre, el mismísimo Lord Byron, que como no podía ser menos también tiene su breve aparición en esta historia. "Desde luego, aparece la ciudad de Missolonghi, donde el poeta murió, y tenía que salir él. Siempre hay una ciudad asediada en mis novelas, quizá porque vengo de una familia de artilleros", bromea el novelista madrileño.

La escritura de Núñez Rol-dán se ha caracterizado hasta ahora por estar respaldada por una profusa documentación, lo cual no le impide ser apta para públicos muy diversos. Con un estilo ágil y accesible -"haber sido profesor da siempre cierto didactismo y avisa para que el lector no se despiste"-, Núñez Roldán ha debido superar escollos como "tratar de que el público entienda la idiosincrasia de un país como Grecia, que entonces estaba formado por muchas minorías, y hacer verosímil a sus ojos una lucha de la que en España no se conoce casi nada", explica.

Sobre la tentación de meterse en la piel de su protagonista, admite que "uno sin querer acaba identificándose con un personaje u otro, pero intento no poner demasiado de mí en ninguno de ellos", apostilla el autor de novelas como La sota de sombras, El año cinco, El enigma de los guerreros de bronce o Cazar al cazador, así como los cuentos reunidos en Ofelia Queiroz y otros relatos, entre otros títulos.

  • 1