Local

O educación o política

Los partidos lograron consensuar la semana pasada en el Parlamento un primer documento con 128 propuestas para mejorar la educación andaluza y ese informe se debate ahora en comisión.

el 20 dic 2009 / 19:42 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, inauguró este año el curso escolar en Los Bermejales, Sevilla.

A Manuel Fraga, fundador del PP, le pertenece una de las frases que más repiten los socialistas, incluido el actual presidente de la Junta de Andalucía: "La política es el arte de lo posible". Hoy en el Parlamento, populares y socialistas van a tener que poner a prueba esa máxima. PSOE, PP e IU lograron la semana pasada consensuar un primer documento con 128 propuestas para mejorar la escuela andaluza, y ese informe se debate ahora en comisión. Si se aprueba con el respaldo de todos, gran parte de la esfera educativa dejaría de ser motivo de enfrentamientos políticos. ¿Es eso posible?


Para ser justos con la Junta, habría que decir que, una vez se hubo pactado la LEA con el apoyo de toda la comunidad educativa y todos los partidos, excepto el PP, no había necesidad de reabrir el debate sobre la alianza educativa. Y para ser justos con el PP, son ellos quienes más se juegan al comprometerse a excluir la educación de la trifulca política. Primero, porque un paso en falso en educación suele desencadenar un terremoto político (manifestaciones de profesores, aulas vacías, protestas de padres...).

Segundo, porque de la educación el PP extrae gran parte del discurso ideológico que apuntala a sus votantes más fieles (religión en las aulas, potenciar la concertada, no a Educación para la Ciudadanía, críticas a la educación sexual...) Y tercero, porque Griñán ha puesto a la educación en el punto de mira del mandato y no tendría lógica que la oposición dejara de apuntar directamente al corazón de la política que más mima el presidente.


El de hoy podría convertirse en el primer acuerdo firme sobre educación de todas las fuerzas políticas andaluzas. Llegaría al pleno en febrero y, por primera vez, despertaría un debate en la Cámara sobre la base de unas ideas respaldadas por los tres partidos. A la consejera de Educación, Mar Moreno, no le gusta hablar de pacto para referirse a este documento. Recuerda que el verdadero pacto por la escuela se está trabajando desde Madrid, y que en Andalucía "ya hubo un gran pacto con la LEA". Lo que hizo Moreno fue crear un grupo de trabajo en el Parlamento para estudiar los puntos de "convergencia educativa" que existen entre PSOE, PP e IU, o sea, para centrarse sólo en lo que están de acuerdo. Eso es lo que reflejan las 128 medidas que han surgido después de tres meses de reuniones con distintos representantes de la escuela. Salieron a la luz tres informes distintos que confluirían en uno solo: el PSOE presentó 67 propuestas, el PP 47 e IU, 79.


El documento resultante es algo así como una antología de relatos en el que cada partido ha escrito su cuento. Es un consenso algo forzado, porque en realidad consiste en una suma de ideas inconexas. Está escrito con distintas manos y se percibe la autoría de cada fuerza política. Y está hecho así a posta, para que todos puedan reconocerse en el documento final, por eso la semana pasada ningún partido votó en contra. "Las medidas convergentes, las que decían casi lo mismo, se mantuvieron con el enunciado que les dio el PP. Hemos hecho todo lo posible por que el PP esté cómodo con este acuerdo", explica Mar Moreno. Los populares fueron los únicos que votaron en contra de la LEA y del VII Acuerdo de Concertación, y su abstención al documento de la semana pasada fue interpretado como un signo positivo, porque el 70% de las medidas del informe están en la LEA. "Apoyamos el texto porque han aceptado muchas de nuestras medidas (27). Si en la comisión hay disposición a concretar más, nuestro voto pasará de la abstención al sí", dice Santiago Pérez, portavoz de educación del PP. El grupo de trabajo debía servir para priorizar las medidas más urgentes contra el fracaso escolar, no para redefinir el concepto de educación. El valor del texto no está en las medidas en sí, porque la mayoría ya existen, sino en el consenso para darles prioridad. Con todo, hay unas cuantas sugerencias que obligarán a actualizar la normativa (formación del profesorado, lectura...). El PSOE incluyó por error una propuesta para cambiar el sistema de oposiciones que hoy tendrá que retirar, porque las competencias para hacerlo son exclusivas del Estado.


Para lograr esta alianza, fue necesario dejar fuera todos los puntos de discordia que existen entre los tres partidos, que son aquellos que les identifican con su electorado. PSOE y PP no se distinguen porque unos defiendan una ratio de 20 niños por aula y otros de 15. En el documento no se menciona nunca la escuela laica, como le habría gustado a IU, y tampoco aparece la religión o la concertada. Aún así, la introducción del informe, que es un balance sobre el estado de salud de la escuela andaluza, es bastante insólito, porque expone abiertamente todos los datos negativos que los populares achacan a la Junta y a la vez todo el triunfalismo del que la Junta hace gala. Es como si un paciente bipolar hubiera escrito simultáneamente lo mejor y lo peor de la escuela andaluza.

  • 1