miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

"O me llevas a por droga o te rajo"

La Audiencia condena a siete años a dos hombres acusados de secuestrar y robar a un conductor.

el 29 may 2010 / 19:11 h.

TAGS:

La Audiencia de Sevilla ha condenado a siete y seis años y medio de cárcel a dos jóvenes que secuestraron a un conductor elegido al azar, al que robaron su móvil y dinero y luego forzaron a que los condujera a distintos lugares para comprar droga.

La sentencia de la Sección Primera de la Audiencia, a la que ha tenido acceso Efe, explica que el acusado M.S.V., de 23 años, y J.S.C., de 27, interceptaron a las 18 horas del 2 de mayo de 2009 a un conductor que circulaba por la calle Puerto del Escudo de Sevilla, le encañonaron con una pistola y le obligaron a transportarlos a diferentes puntos de Sevilla con la amenaza de que, en caso contrario, le "rajarían".

Durante las ocho horas que duró el secuestro, los acusados obligaron al conductor a llevarlos a las Tres Mil Viviendas a comprar droga, a un domicilio de la Carretera de su Eminencia y a la zona de Las Vegas, donde los procesados vendieron el móvil que le habían robado.

En otro momento, le obligaron a dirigirse a su propio domicilio, donde el acusado M.S.V., una vez en la puerta, le dijo: "Ahora ya sé donde vives, me he quedado con la calle y con el número, como te chives a la Policía te mato a ti y a toda tu gente".

En otro momento de la noche, el acusado M.S.V. obligó a la víctima a dirigirse la barriada de Los Pajaritos, donde se bajó del coche y ese descuido fue aprovechado por el secuestrado para pedir a un viandante que llamase a la Policía, lo que éste hizo.

Finalmente, sobre las 2 horas de la madrugada, el coche se cruzó en la calle Doña Francisquita con una dotación policial, a la que el conductor llamó la atención lanzando ráfagas con las luces largas del vehículo. Como la Policía ya estaba alertada, los agentes se acercaron al turismo, momento en el que el acusado M.S.V. intentó huir.

La sentencia considera que los hechos constituyen un delito de detención ilegal por la "desproporción entre la situación del sujeto pasivo y la de los agresores" y descarta como "inverosímil" la versión exculpatoria de los acusados de que el secuestrado les acompañó voluntariamente y fue quien vendió su móvil porque había perdido mucho dinero jugando a las máquinas.

Junto a ello, dicen los jueces que los policías que pusieron fin al secuestro relataron que se encontraron al denunciante sentado al volante, "llorando y presa de un enorme temor".

  • 1