Local

Obama acusa a los republicanos de desviar la atención de la crisis

Suenan tambores de guerra en la campaña de EEUU. La candidata republicana a la vicepresidencia fue la primera en apretar el gatillo al acusar al candidato demócrata de "mantener relaciones amistosas con terroristas". Obama contraatacó al decir que los republicanos quieren desviar la atención de problemas como la crisis. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 16:19 h.

TAGS:

Suenan tambores de guerra en la campaña electoral de EEUU. La candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, fue la primera en apretar el gatillo al acusar al candidato demócrata, Barack Obama, de "mantener relaciones amistosas con terroristas". Obama contraatacó al decir que los republicanos quieren desviar la atención de problemas como la crisis.

Obama no perdió el tiempo para responder a Palin y aprovechó la ocasión para acusar al candidato republicano John McCain de estar más interesado en iniciar una campaña de desprestigio contra su persona que en centrarse en la situación económica del país. El senador por Illinois se defendió tras las declaraciones de Palin que le acusó de "mantener relaciones amistosas con los terroristas" a raíz de un artículo publicado en The New York Times. Una acusación que toca un tema delicado en EEUU como el terrorismo, ya que todavía están recientes los ataques del 11-S, y vuelve a la cuestión del "patriotismo" de Obama, que los republicanos han puesto anteriormente en entredicho.

Si bien la campaña demócrata se lanzó inmediatamente a desmentir las acusaciones de Palin, Obama respondió directamente a los republicanos en un mitin al que asistieron más de 20.000 personas en Asheville, Carolina del Norte, uno de los estados claves de cara a las elecciones.

"El senador McCain y su operativo están jugando a distraer con calumnias", dijo Obama, quien señaló que los republicanos "prefieren tirar abajo nuestra campaña en vez de levantar el país". Obama acusó a su contrincante de estar "fuera de la realidad" y de intentar "pasar página" para evitar hablar de la crisis económica que afronta el país. Una idea que repetirá la campaña demócrata con una serie de anuncios que comenzaron a emitirse ayer.

Esta apuesta por centrar su discurso en la economía podría salirle bien a Obama que, según las últimas encuestas, es visto como el candidato que mejor puede afrontar la situación económica.

El congresista demócrata Rahm Emanuel advirtió en declaraciones a la cadena CNN que la campaña de Obama no va a permitir ataques como los de Palin y aseguró que así "no se van a ganar a los estadounidenses".

La campaña republicana, por su parte, no perdió la oportunidad de demostrar que la maquinaria del partido ya ha puesto en marcha la consigna de reforzar el mensaje contra Obama. Algunos de sus asesores defendieron en los programas políticos de televisión del domingo la vinculación de Obama con Ayers, manteniendo las acusaciones que Palin volvió a repetir ayer. Ayers fue uno de los fundadores del grupo radical Weathermen, que cometieron una serie de atentados en la década de 1960, cuando Obama tenía 8 años de edad, aunque sus caminos se cruzaron más adelante.

Según el artículo de The New Work Times, Obama se reunió con Ayers -actualmente profesor universitario en Estados Unidos- al principio de su carrera política en Chicago para tratar sobre la reforma educativa en el país.

Denuncia. Además, el Comité Nacional Republicano anunció ayer que presentará una denuncia ante la Comisión Federal Electoral contra la campaña de Obama por presuntas irregularidades en la recaudación de fondos. Los republicanos consideran que los demócratas no han llevado un control de las aportaciones voluntarias y han incluido contribuciones consideradas "ilegales", como las concedidas por algún ciudadano extranjero si estas superan los 2.300 dólares, algo que la campaña de Obama rechazó de plano.

Por su parte, el portavoz de la campaña de Obama, Bill Burton, recordó que la campaña de McCain ha tenido que devolver más de 1,2 millones de dólares de donaciones por violar la ley electoral, incluidas aportaciones de ciudadanos extranjeros.

  • 1