Local

Obama centra el problema de la UE en los ataques contra España e Italia

EEUU afirma que trabaja con Europa y el FMI en una solución para ganar tiempo, pero reclama una política económica común.

el 13 sep 2011 / 07:41 h.

TAGS:

El presidente de EEUU, Barack Obama, durante la mesa redonda que mantuvo con periodistas hispanos en la sala Roosevelt de la sede presidencial.

Desde el otro lado del Atlántico, Estados Unidos sigue con atención la crisis, fundamentalmente de deuda, que azota a Europa. Y, aunque en aquel país queda mucha tarea por delante para lograr que los republicanos apoyen el ambicioso plan de creación de empleo presentado por su presidente, Barack Obama consideró que el "gran problema" al que tiene que hacer frente Europa es la crisis de deuda soberana que padecen España e Italia.

El líder de EEUU señaló, en un encuentro con medios de comunicación hispanos, que el "mayor problema" es frenar la huida de los mercados de capital de "grandes países" como España e Italia y atajar sus dificultades de endeudamiento a fin de generar el clima de confianza necesario en los mercados. Para ello, expresó su confianza en que los países con superávit de la Unión Europea presten su ayuda.

Obama declaró que los dirigentes europeos deberían buscar una política económica común y la puesta en marcha de un conjunto más efectivo de políticas fiscales que permitan afrontar los problemas de deuda soberana.

En este sentido, el mandatario lamentó -citado por la agencia mexicana Notimex- que, si bien existe una moneda común, el euro, "no existe un juego común de políticas económicas y eso crea dificultades".

Asimismo, Obama aseguró que su Gobierno, en colaboración con la Unión Europa y el Fondo Monetario Internacional (FMI), trabaja en la creación de un paquete "que pueda dar a esos países tiempo para ajustarse". Sin embargo, advirtió, por mucho que Estados Unidos se involucre en la búsqueda de una solución, ésta deberá surgir de los propios miembros de la UE.

En este contexto, el secretario del Tesoro de EEUU, Tim Geithner, asistirá el viernes a la reunión informal de ministros de Economía de la UE que se celebrará en la ciudad polaca de Wroclaw y que tiene como objetivo desbloquear el segundo rescate para Grecia. Geithner "discutirá con sus socios europeos sus esfuerzos para contribuir a la recuperación económica mundial y nuestra cooperación continuada en la reforma de la regulación financiera", según informó el Departamento del Tesoro.

En España, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, eludió pronunciarse sobre las palabras de Obama, pero sí lo hicieron otros como la vicepresidenta económica, Elena Salgado, quien quiso restar importancia a sus declaraciones e insistió en que el presidente de EEUU "no ha dicho nada distinto que los líderes europeos", que no es otra cosa que recordar que "lo más importante en este momento es evitar el contagio a países distintos de los que en estos momento son el foco del problema, fundamentalmente Grecia".

"Obama no ha dicho nada distinto específico sobre España, simplemente que hay que evitar el contagio a economías más grandes y más potentes como la española", añadió Salgado. Además, reiteró que "se están tomando medidas" y que en la reunión del Consejo de Europa "se va a seguir hablando de ellas".

La portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, replicó a las advertencias del presidente de EEUU que España es un "gran país de gente que trabaja" que puede superar esta crisis como ha hecho con las anteriores, siempre que esté "bien liderado".

Italia. El segundo país más atacado junto a España, Italia, vivió ayer otra jornada de infarto. La prima de riesgo del país transalpino escaló por encima de los 400 puntos en un día en el que el Tesoro logró colocar 3.864,57 millones en bonos a cinco años, por debajo del máximo previsto, con un interés del 5,60%, por encima del 4,93% anterior, ante la fuerte caída de la demanda.

Mientras el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, reclamó al primer ministro Silvio Berlusconi, con quien mantuvo una reunión de trabajo, que aplique su plan de ajuste por valor de 45.000 millones de manera "rápida" y "rigurosa", el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, alabó el plan y aseguró que "es importante no solo para Italia sino para el conjunto de la Eurozona".

  • 1