Local

Obama cumple el sueño

Pasado el 4 de noviembre, el presidente electo, Barack Obama, se encuentra con el reto de hacer realidad las promesas con las que hizo soñar a los estadounidenses durante su campaña electoral. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 17:55 h.

TAGS:

Pasado el 4 de noviembre, el presidente electo, Barack Obama, se encuentra con el reto de hacer realidad las promesas con las que hizo soñar a los estadounidenses durante su campaña electoral.

Y no lo tiene nada fácil. El país está inmerso en una dramática crisis a la que nadie sabe qué medicina aplicar. Sin duda, la economía será el tema más urgente que abordará Obama.

El problema es que hasta el 20 de enero Obama no tomará oficialmente posesión de su cargo, pero es posible que el Congreso de los Estados Unidos dé antes el visto bueno a un estímulo fiscal propuesto por el propio presidente electo por valor de 175.000 millones de dólares.

Además, los demócratas manejan un proyecto de ley en el que emplear unos 100.000 millones de dólares para inversiones en infraestructuras, ayuda a los estados y los municipios, asistencia a los pobres y subsidios para el desempleo. A todo ello se une que el sistema sanitario no satisface a nadie, puesto que hay más de 46 millones de ciudadanos sin cobertura sanitaria.

Pero a Obama no sólo le dará dolor de cabeza la paupérrima situación económica. En política exterior tiene numerosos fuegos esparcidos por todo el mundo que deberá sofocar si no quiere que terminen por extenderse. Está el ejemplo de Rusia, una gran potencia con la que en la actualidad las relaciones son casi similares a las de la guerra fría.

Otra gran incógnita es cómo será su relación con Latioamérica, léase, Cuba, Ecuador, Bolivia y Venezuela, países con los que la situación está más que tensa.

A todo ello se une que la Casa Blanca cambia de manos por primera vez en en ocho años. El cambio promete ser abrumador. No solamente representa un reemplazo de republicanos a demócratas, también representa un relevo racial y generacional.

En los últimos días ya se había empezado a conjeturar sobre el equipo de Obama. Las apuestas favorecen a Rahm Emanuel, el jefe del grupo parlamentario demócrata en la Cámara de Representantes, para ocupar el puesto clave de jefe de Gabinete. Otros nombres que se apuntan son los del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, o la asesora de Política Exterior de la campaña de Obama, Susan Rice, para la Secretaría de Estado. O, como portavoces de la Casa Blanca, Stephanie Cutler, que fue secretaria de prensa del ex candidato demócrata John Kerry, o Robin Gibbs, que ha hablado por Obama durante a la campaña.

  • 1