Local

Obama da un giro de 180º a la política de Bush

A partir de ahora debemos levantarnos y rehacer EEUU". Ése ha sido el empeño de Barack Obama en estos 100 días -que celebrará el próximo 29 de abril- desde que asumió el 20 de enero los mandos de la Casa Blanca. La receta no es nueva: son las promesas que lanzó durante la campaña. Y para muchos ésa ha sido la gran sorpresa.

el 16 sep 2009 / 01:52 h.

TAGS:

A partir de ahora debemos levantarnos y rehacer EEUU". Ése ha sido el empeño de Barack Obama en estos 100 días -que celebrará el próximo 29 de abril- desde que asumió el 20 de enero los mandos de la Casa Blanca. La receta no es nueva: son las promesas que lanzó durante la campaña. Y para muchos ésa ha sido la gran sorpresa.

Cuando los detractores del 44o presidente de EEUU -que como las meigas, haberlos haylos- querían desprestigiar su meteórica carrera arremetieron siempre contra lo que tachaban de discursos demasiados optimistas, esperanzadores y tan estéticos como vacíos de contenidos. Cien días después, Obama, con sus hechos, les ha arrebatado la razón: cierre de Guantánamo, fin de las torturas, reconocimiento de la responsabilidad de EEUU en la crisis económica y financiera mundial, acercamiento a Cuba, Latinoamérica y países islámicos, fin del unilateralismo, apoyo a la investigación con células madre...

No obstante, el político de Hawai con sus acciones tan sólo ha confirmado lo que sus palabras ya anticipaban. "A veces el juramento se hace en medio de nubarrones y furiosas tormentas (...). Allí donde miremos, hay trabajo que hacer (...). Todo esto lo haremos y todo esto lo haremos (...) con cada nación y cada hombre, mujer y niño que persigue un futuro de paz y dignidad", son extractos del discurso que pronunció el día de su investidura el pasado 20 de enero.

Solamente una horas después de quitarse los zapatos de baile, Obama ya había firmado el decreto por el que la prisión de la base de Guantánamo (Cuba) se cerrará en el plazo de un año, con la ayuda de los países de la Unión Europea, entre ellos España. Era la escenificación de una nueva etapa, de una "nueva era de responsabilidad".

Pero si hay dos medidas que evidencian el giro de 180o que ha dado la Casa Blanca desde la llegada del ex senador de Illinois son el levantamiento de las restricciones sobre viajes sin limitaciones de tiempo ni frecuencia y envíos de remesas a Cuba y el reconocimiento sobre el entramado legal del gobierno de George W. Bush para legitimar la tortura en interrogatorios a sospechosos de terrorismo.

el embargo continúa.

La primera de las acciones implica el mayor acercamiento por parte de Washington a La Habana en décadas. Aunque algunos analistas internacionales han interpretado esta decisión como el primer paso hacia el fin del embargo (incluido todos los países latinoamericanos), la Administración norteamericana exige primero a Cuba contraprestaciones: derechos humanos, presos políticos, libertad de prensa...

El reconocimiento de las torturas, la determinación de acabar con los controvertidos métodos de interrogatorio y de las cárceles secretas de la CIA suponen para EEUU reconstituir su maltrecha imagen ante el mundo tras los ocho años de mandato de Bush.

Esta iniciativa es la mejor campaña de imagen para recomponer las relaciones con el mundo islámico y los aliados.

La economía ha sido otro de los caballos de batalla del presidente de EEUU. Además de aprobar su plan de estímulo por valor de más de 620.000 millones de euros sin el respaldo de los republicanos, Obama ha declarado la guerra a los neocons de Bush, a los que ha responsabilizado directamente de la actual situación, y a los directivos "ambiciosos e irresponsables" de los grandes bancos y empresas.

También se ha desmarcado de su predecesor en su acercamiento a los países islámicos, como Irán, ha puesto fin al unilateralismo de los últimos ocho años, ha declarado la guerra a las armas nucleares, apoyado la investigación con células madre así como la lucha contra el cambio climático. Y todo ello con un índice de aprobación del 60%.

Ya lo dijo nada más saberse ganador de las elecciones aquel 4 de noviembre de 2008: "el cambio ha llegado a América".

  • 1