jueves, 18 abril 2019
16:25
, última actualización
Local

Obama descarta construir en Europa el escudo antimisiles que ideó Bush

Estados Unidos no construirá las plantas antimisiles enPolonia y en la República Checa. El presidente Obama opta por "una nueva estrategia" que además, tenga un menor coste económico.

el 17 sep 2009 / 19:17 h.

TAGS:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tras la declaración que realizó en la Casa Blanca,
El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció ayer su decisión de abandonar el plan de construcción de un escudo antimisiles en Europa tal y como lo ideó Bush, y en su lugar introducir un "nuevo enfoque" en el sistema que, según dijo, tendrá "cambios radicales".

El presidente hizo este anuncio en una breve comparecencia desde la Casa Blanca, después de hablar el miércoles con el presidente de la República checa, Jan Fischer, quien durante la mañana de ayer adelantó a la prensa los planes estadounidenses.

En una declaración ante los medios de apenas tres minutos en la Casa Blanca, y tras la que no admitió preguntas, Obama afirmó que "la mejor manera de mejorar la seguridad es desplegar un sistema que ataje las preocupaciones, sea efectivo, cuente con tecnologías demostradas y de coste sensato".

"Nuestra nueva arquitectura de defensa antimisiles en Europa aportará defensas más fuertes, más inteligentes y más rápidas a las fuerzas estadounidenses y sus aliados" de la OTAN, sostuvo. Así, Obama anunció un nuevo plan para atajar las posibles amenazas de misiles balísticos que tendrá sus interceptores en tierra y mar, "con tecnologías de efectividad demostrada y que podrá estar en marcha antes que el proyecto anterior". El presidente estadounidense aseguró que buscará la cooperación de Rusia en el despliegue del nuevo sistema.

Herencia de bush. El escudo antimisiles en Europa había sido concebido por la anterior administración del presidente George W. Bush para hacer frente a posibles ataques iraníes pero había recibido enérgicas protestas de Rusia, que lo veía como una amenaza contra su territorio.

La existencia de este proyecto había enfriado sustancialmente las relaciones entre Washington y Moscú, un malestar que amenazaba con extenderse a la cooperación contra el programa nuclear iraní, entre otros asuntos. El proyecto concebido por el anterior presidente estadounidense tenía previsto el despliegue de un sistema de radares en la República Checa y una decena de interceptores en Polonia, para lo que ya se habían firmado los correspondientes acuerdos bilaterales. Desde la llegada de Obama al poder, la nueva administración del partido demócrata había dejado clara una actitud más escéptica acerca de la eficacia del proyecto. El anuncio del presidente estadounidense se produce después de que se completara una evaluación, solicitada en julio pasado al Pentágono, sobre la idoneidad del escudo.

Propuesta rusa. Tras conocer la noticia, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, propuso ayer a Estados Unidos incluir a otros países europeos en un nuevo sistema contra la proliferación de misiles y armas de destrucción masiva. "Espero que encomendemos a las correspondientes estructuras de ambos países [Rusia y EEUU] que activen la cooperación para atraer a los europeos y otros países interesados", aseguró Medvédev, quien dijo que "las medidas deben tener en cuenta los intereses y las preocupaciones de todas las partes y garantizar la misma seguridad para todos".

«La decisión responde a un cambio en la amenaza iraní»

 La decisión del Gobierno de EEUU de abandonar el proyecto de un escudo antimisiles en el este de Europa se debió a un cambio en su percepción de la amenaza que representa Irán, según reveló ayer el secretario de Defensa, Robert Gates.
En una rueda de prensa en el Pentágono después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, anunciara el abandono del proyecto, Gates dijo que los servicios de inteligencia de su país consideran que los misiles de corto y medio alcance de Irán representan una amenaza mayor que los de largo alcance. Los primeros se "están desarrollando más rápidamente de lo que se había previsto en un principio", según los servicios de inteligencia estadounidenses, precisó Gates.
En cambio, los misiles de largo alcance "no representan la amenaza que se había imaginado inicialmente", agregó.
Al respecto, el primer ministro polaco, Donald Tusk, confirmó ayer que Obama le transmitió personalmente la noticia a través de una conversación telefónica. "Ha sido una decisión del presidente Barack Obama y su equipo", señaló Tusk, quien subrayó que durante su conversación con el líder norteamericano acordaron seguir trabajando para garantizar la seguridad militar polaca, una de las prioridades del ejecutivo de Varsovia.
Por su parte, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, elogió ayer la decisión de EEUU, y la calificó de una señal de voluntad de buscar soluciones conjuntas con sus socios. La decisión del presidente Barack Obama es una "señal hacia todos los socios de que el Gobierno de Estados Unidos busca soluciones conjuntas", dijo Steinmeier. Por último, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, calificó ayer como un "paso positivo" la decisión de EEUU. El Consejo del Atlántico Norte, que reúne a los embajadores de los 29 países aliados, se reunió ayer para escuchar una exposición sobre los planes de defensa antimisiles de los representantes estadounidenses.

  • 1