Local

Obama lleva a EEUU a la primera línea de la lucha contra el cambio climático

El presidente de EEUU insta a la comunidad internacional a alcanzar un acuerdo para evitar una "catástrofe irrepetible"

el 22 sep 2009 / 19:13 h.

TAGS:

El presidente de EEUU, Barack Obama, lanzó ayer un apasionado llamamiento a los países para llegar a un acuerdo contra el cambio climático y evitar así una "catástrofe irreversible". De este modo pone a EEUU a la cabeza de la lucha contra el calentamiento, pero sin concretar medidas.

Aunque las posiciones se encuentran aún distantes, y "lo más difícil está por delante" para llegar a un acuerdo en la reunión de Copenhague, en diciembre, que sustituya al Protocolo de Kioto -que EEUU no ha firmado- "la dificultad no es excusa para la complacencia", sostuvo el presidente estadounidense en su comparecencia en la cumbre sobre cambio climático que se celebró ayer en la ONU , donde mostró una postura radicalmente opuesta a la de su predecesor, George W. Bush, para quien el cambio climático no existía.

Un centenar de líderes de todo el mundo se dieron cita ayer en Naciones Unidas para acudir a este foro convocado por el secretario general, Ban Ki-moon, y tratar de acercar posiciones para un recorte de las emisiones de gases contaminantes.

En un discurso que fue acogido con aplausos pero no entusiasmo por los líderes presentes, Obama instó a la colaboración de cara a Copenhague y subrayó el cambio de posición de su país desde su llegada a la Casa Blanca pero -conocedor de que tiene las manos atadas por el Congreso de EEUU en este asunto- apenas ofreció propuestas concretas.

El presidente estadounidense, que ha buscado impulsar la lucha contra el calentamiento global desde su llegada a la Casa Blanca , reconoció que en el pasado EEUU estuvo lento a la hora de reaccionar pero "ha llegado una nueva era" y Washington "está decidido a actuar". EEUU, sostuvo, "ha hecho más por promover una energía limpia en los últimos ocho meses que en cualquier otro momento de nuestra historia", con medidas como nuevos estándares para el consumo de los automóviles.

Adiós a las subvenciones. Además, anunció, que buscará el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles en la cumbre del G20, que se celebrará en Pittsburgh (EEUU) mañana y viernes, otra cita en la que el cambio climático ocupará un lugar destacado. Obama reconoció que lograr un acuerdo "no será fácil", pues se busca en momentos en los que el mundo vive una recesión global y la principal prioridad es la recuperación económica.

Hasta el momento, el logro de un acuerdo se ha visto complicado por la resistencia de los países en vías de desarrollo, y en especial de India y China -dos de las naciones mayores productoras de gases contaminantes- a adoptar metas para el recorte de emisiones.

Estos países alegan que Estados Unidos, responsable del 25% de las emisiones mundiales, debe adoptar medidas más drásticas.

La adopción de metas de reducción de emisiones depende en EEUU de la aprobación en el Congreso de legislación que prevé la reducción para 2020 de emisiones a los niveles de 1990, pero el Capitolio, centrado ahora en la reforma sanitaria, ya ha indicado que no adoptará medidas hasta el año próximo. Obama reiteró que los países desarrollados liderarán mediante la inversión en energías renovables, la promoción de una mayor eficiencia en su consumo y mediante una reducción de emisiones, a medio plazo en 2020 y a largo plazo para el año 2050.

Este discurso aparentemente agradó al secretario general de la ONU, quien urgió a los líderes mundiales a dar "prueba de liderazgo" con la aprobación del acuerdo de Copenhague, que refuerza la lucha contra el cambio climático. "Hoy pido a los líderes de los países industrializados que están aquí que den el primer paso. Si lo hacen, los demás les seguirán. Y a los de los países en desarrollo les pido que aceleren sus esfuerzos", indicó ayer Ban en la apertura de la conferencia mundial sobre el cambio climático que reúne a los 192 países de la ONU.

Ban Ki-moon les advirtió de que su "fracaso en lograr un acuerdo amplio en Copenhague será inexcusable a nivel moral, económicamente miope y poco sabio políticamente".
Las negociaciones de cara a la cumbre sobre el cambio climático, que tendrá lugar en Copenhague en diciembre próximo y que están encaminadas a cerrar un acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto cuando venza en 2012, avanzan a un ritmo muy lento, "glaciar", según manifestó Ban en un tono inusualmente más firme y duro de lo habitual en él.

  • 1