miércoles, 20 febrero 2019
07:10
, última actualización
Local

Obama llevará a los tribunales a los responsables del vertido

British Petroleum pone en marcha una nueva medida para contener la salida de crudo en el Golfo de México.

el 01 jun 2010 / 20:31 h.

TAGS:

Una operaria comprueba en Luisiana la viscosidad del agua contaminada con petróleo.

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó ayer que denunciará ante los tribunales a los culpables del vertido de crudo en el golfo de México si se demuestra que violaron las leyes.

En una comparecencia en la Rosaleda de la Casa Blanca para anunciar los trabajos de una comisión independiente que investigará el derrame, Obama dijo que los integrantes de ese grupo contarán con todo su apoyo para aclarar los hechos "nos lleve eso a donde nos lleve". La comisión, que se reunió ayer por primera vez en la Casa Blanca, deberá investigar las causas del derrame para garantizar que no vuelva a repetirse.

En sus declaraciones, tras las cuales no aceptó preguntas, Obama afirmó que si las leyes actuales no bastan para hacer frente al desastre se cambiarán, y si el Gobierno tiene que endurecer su supervisión también lo hará.

El derrame es "ya el peor desastre medioambiental de su tipo en nuestra historia", dijo el presidente estadounidense. Hasta que se consiga taponar el pozo y limpiar la marea negra, el Gobierno de EEUU "redoblará sus esfuerzos", prometió Obama, al anunciar que ha dado órdenes para que se triplique la dotación de personal encargado de hacer frente al problema.

Obama hizo estas declaraciones el mismo día que la empresa responsable del derrame, British Petroleum (BP), lanzó una nueva operación, la cuarta, para intentar contener el vertido. La asesora de la Casa Blanca para Energía y Medio Ambiente, Carol Browner, declaró ayer que espera que el nuevo intento, que prevé la colocación de una cúpula sobre los restos del pozo averiado, pueda capturar "todo o una cantidad significativa del petróleo", que será trasladado a un barco en la superficie mediante una tubería. El miedo se acrecienta puesto que la temporada de huracanes comenzó ayer y puede ser una amenaza añadida para el medio ambiente porque puede llevar el derrame de petróleo tierra adentro y contaminar marismas y ríos.

Mientras, BP ultima su cuarta iniciativa para tratar de frenar el vertido de crudo, después de que el plan denominado top kill fracasase. La compañía desistió el pasado sábado de un plan consistente en sellar la fuga con lodo y cemento y ahora planea cortar partes del conducto dañado para que una cúpula recoja el vertido y lo canalice hacia un contenedor en la superficie.

Existe la preocupación de que, si el procedimiento falla, el pozo dañado pueda verter hasta 19.000 barriles de crudo diarios hasta que finalice la perforación de dos pozos de alivio en agosto.

Este derrame se ha convertido en el peor de la historia una vez que los científicos han corregido sus cálculos, que inicialmente consideraban que fluían al mar 5.000 barriles de petróleo al día y ahora aumentan a entre 12.000 y 19.000 barriles. El incidente comenzó el 20 de abril, al estallar la plataforma petrolera Deepwater Horizon, que se hundió en el mar y causó la muerte de 11 trabajadores.

  • 1