Local

Obama logra salvar las cuentas pero con "dolorosos" recortes

El presidente firma un acuerdo ‘in extremis' con ajustes de 26.000 millones de euros.

el 09 abr 2011 / 20:16 h.

TAGS:

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado, el republicano John Boehner y el demócrata Harry Reid, respectivamente, lograron ayer cerrar un acuerdo sobre los presupuestos para lo que resta del año fiscal 2011, aunque Obama tuvo que admitir que los compromisos fijados en la Cámara de Representantes traerán consigo "dolorosos" recortes del gasto público en las arcas norteamericanas.

Concretamente, la reducción del gasto que alcanza los 37.800 millones de dólares (más de 26.000 millones de euros). No obstante, Obama quiso agradecer a ambos líderes su trabajo para llegar a esta solución, a menos de una hora de que acabara el plazo límite para rubricar el acuerdo.

De no haber alcanzado un pacto, el Gobierno estadounidense hubiera quedado paralizado, y cientos de miles de funcionarios hubieran visto peligrar el cobro de sus salarios. El presidente fue más allá al anunciar que los recortes planteados son los más graves de la historia de Estados Unidos.


El encargado de anunciar oficialmente el acuerdo fue Boehner. "Me complace que el senador Reid y yo hayamos sido capaces en la Casa Blanca de llegar finalmente a un acuerdo y reducirá efectivamente el gasto y mantendrá nuestro Gobierno abierto", explicó ante los medios de comunicación. Los presupuestos establecidos estarán en vigor durante lo que resta del presente año fiscal, que expira el 30 próximo de septiembre.


De momento, el Congreso de Estados Unidos también aprobó una medida provisional que va a permitir mantener por una semana más los presupuestos actuales para evitar la paralización del Gobierno. La Cámara de Representantes concedió el visto bueno de manera aplastante esta solución provisional justo antes de que ésta superara el mismo trámite en el Senado.


valoración positiva. Tras cerrar el acuerdo, el máximo mandatario estadounidense dio por concluidas las "largas y difíciles" negociaciones para la adopción de los presupuestos del presente año, y calificó el acuerdo como una "buena noticia para todos" los norteamericanos aunque reconoció las "dolorosas concesiones" que se ha visto obligado a rendir a los republicanos para conseguir sus objetivos gubernamentales.

Según dijo, la aprobación presupuestaria "implica que la pequeña empresa podrá obtener los préstamos que necesita, que nuestras familias obtendrán las hipotecas que pidieron y que cientos de miles de americanos cobrarán sus cheques".


El presidente Obama, no obstante, sí reconoció que se ha visto obligado a realizar "dolorosas concesiones" con la mayoría republicana en la Cámara de Representantes que "podrían haberse evitado en otras circunstancias", pero que también han conseguido que el debate se viera enturbiado por la política y el desacuerdo en temas sociales. "Deseo sinceramente que podamos seguir cooperando cuando nos enfrentemos a los grandes desafíos que nos esperan, desde la creación de empleo hasta la reducción del déficit a largo plazo, pasando por la educación de nuestros hijos", declaró ayer el presidente de EEUU en su habitual discurso semanal.

  • 1