Local

Obama no arrasa en Estados Unidos

Los baños de multitudes que Barack Obama recibe estos días en su primer viaje al extranjero como candidato demócrata no tienen gran efecto en Estados Unidos, donde el último sondeo indicaba que sólo dos puntos le separan de John McCain. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 08:43 h.

TAGS:

Los baños de multitudes que Barack Obama recibe estos días en su primer viaje al extranjero como candidato demócrata no tienen gran efecto en Estados Unidos, donde el último sondeo indicaba ayer que sólo dos puntos le separan de John McCain.

Según el seguimiento diario que Gallup hace de los niveles de aceptación de ambos candidatos entre el potencial electorado, el 23 de julio, última fecha computada, Obama contaba con el favor del 45% de los encuestados mientras el republicano John McCain estaba en el 43%. Este sondeo de Gallup del miércoles pasado se realizó entre 2.660 encuestados y tiene un margen de error de más o menos dos puntos, que es precisamente igual que la diferencia que separa a ambos candidatos.

Durante la semana que comenzó el domingo 20 de julio, la diferencia entre ambos candidatos ha oscilado ligeramente, pero siempre con una tendencia al acercamiento: comenzó en el 47-41 el domingo y siguió en el 45-42, 46-42 y 45-43 el 23 de julio, justo un día antes de que el aspirante demócrata pronunciara su multitudinario discurso en la Columna de la Victoria de Berlín.

La gira por Oriente Próximo y Europa emprendida por el senador de Illinois con el objetivo de afianzar su política exterior ha sido todo un éxito, tanto mediático como político. Pero incluso así sigue despertando dudas entre la población estadounidense, que es la que en definitiva decidirá el próximo mes de noviembre quién será el próximo presidente de EEUU.

Obamamanía. Cada una de sus paradas -Afganistán, Irak, Israel y los territorios palestinos, Jordania, Alemania y Francia- ha generado gran expectación y una multitud se ha agolpado a su alrededor tan sólo para poder verle. En la gran cita de su gira del pasado jueves en Berlín logró congregar a más de 200.000 personas en la Columna de la Victoria para escuchar su discurso de reconciliación entre EEUU y la Vieja Europa. En esta emblemática ciudad, donde 45 años antes otro demócrata, John F. Kennedy, conquistó los corazones de los alemanes con su mítico "Yo soy berlinés", se escucharon gritos de "presidente, presidente". Pero no sólo los ciudadanos de a pie han caído rendidos ante su magnetismo. Tanto en Afganistán como en Irak logró el apoyo de sus principales dirigentes, Hamid Karzai y Al Maliki, respectivamente, a sus planes de futuro para ambos países. Unos planes que incluyen para Irak la retirada de las tropas en 16 meses. Y también ha mantenido encuentros más que satisfactorios en Alemania y Francia.

Mientras tanto, el senador republicano John McCain realiza campaña en distintos estados clave en noviembre, como Ohio.

  • 1