Local

Obama reabre en EEUU el debate racial tras el arresto de un profesor

Las críticas del presidente Barack Obama, que calificó de "estúpida" la detención de un catedrático negro de la Universidad de Harvard, además de decir que la raza sigue siendo un factor en la sociedad, han desatado una tormenta en Estados Unidos.

el 16 sep 2009 / 06:12 h.

TAGS:

Las críticas del presidente Barack Obama, que calificó de "estúpida" la detención de un catedrático negro de la Universidad de Harvard, además de decir que la raza sigue siendo un factor en la sociedad, han desatado una tormenta en Estados Unidos.

La reapertura del debate racial por Obama, el primer presidente negro de su país, vino a colación del caso del catedrático de Estudios Africanos Henry Louis Gates, detenido en su propio domicilio tras una falsa sospecha de robo la semana pasada. De regreso de un viaje a China, Gates no podía abrir la puerta al llegar a su casa, en la localidad de Cambridge, en Massachusetts, y la forzó. Uno de sus vecinos creyó que se trataba de un robo y avisó a la Policía, que se personó en la vivienda.

Gates mostró a un agente su documento de identidad y demostró que se encontraba en su propio domicilio, pero resultó detenido por alteración del orden, cargo que se le retiró al día siguiente.

Al pronunciarse el miércoles pasado sobre el asunto, Obama, pese a reconocer que desconocía todos los detalles, declaró que la Policía "actuó de manera estúpida" por detener a alguien que había demostrado que estaba en su propia casa.

Sin embargo, Obama ya ha reconocido públicamente que debería haber elegido otras palabras más cuidadosamente. "Podría haber calibrado mejor mis palabras", dijo Obama. El presidente, de hecho, ha invitado al agente de la policía que arrestó al catedrático y al profesor a tomar juntos una cerveza en la Casa Blanca.

En sus declaraciones, el presidente recordó que "aparte de este incidente, y sin que tenga nada que ver", los hispanos y los latinos son detenidos en una proporción mucho mayor que el resto de la población. "Eso es un hecho", destacó Obama, "una señal, un ejemplo de cómo la raza sigue siendo un factor en esta sociedad". No obstante, matizó, "eso no reduce los progresos increíbles que se han logrado" en la integración racial.

El policía implicado en el caso, el agente James Crowley, de raza blanca, expresó ayer su enfado -antes de conocer la rectificación del presidente-. "Creo que es decepcionante que se metiera en un asunto local", afirmó a la cadena WEEI, en la que también recordó que Obama "dijo que no conocía todos los detalles, y desde luego que no, a juzgar por los comentarios que ha hecho".

Crowley, que asegura que siguió el reglamento policial, afirmó que detuvo a Gates porque el catedrático montó en cólera después de que se le pidiera la identificación y "continúo gritando aunque se le advirtió varias veces".

Siempre, según la versión de Crowley, Gates le acusó de racismo y se negó a bajar el tono de voz. "En cualquier momento podría haber resuelto la situación tranquilizándose o volviendo a entrar en casa".

El incidente, y la reacción de Obama, ha desatado una tormenta en un país en el que la cuestión racial es aún un asunto muy sensible. El sindicato de policías de Cambridge afirmó que el presidente "estuvo muy equivocado al criticar a este oficial en particular y al Departamento de Policía en general".

Mientras que a alcaldesa de Cambridge, Denise Simmons, que es de raza negra, declaró que espera que el incidente abra un diálogo instructivo sobre la raza.

  • 1